Derecho, Derecho general, Derechos fundamentales, libertades públicas y su protección, Propiedad intelectual

Tatuajes y propiedad intelectual.

Los tatuajes se han convertido para mucha gente en parte de la vida diaria. Incluso se utilizan por algunas personas como mecanismo de terapia frente a enfermedades graves como el cáncer. Incluso cabe poner como ejemplo la utilización de los tatuajes por deportistas de élite como parte de su personalidad. Aquí queremos incidir en un aspecto de los tatuajes en el quizá la gente no haya caído, como es la titularidad de esos tatuajes, o, como se conoce en el mundo jurídico, la propiedad intelectual.

En primer lugar, se ha de señalar que “el tatuaje, en tanto obra artística original, está protegido por derecho de autor. Pero, lo que en general ignoramos al decidir tatuarnos y pagar dicha obra, es que por el mero hecho del pago, no necesariamente se adquieren todos los derechos de autor sobre la pieza.

Si bien el tatuaje es, en primera instancia, para uso personal del tatuado, su uso con fines comerciales (por ejemplo, para utilizar la imagen en una propaganda publicitaria) hace necesario contar con el consentimiento del autor, es decir, con la autorización expresa del tatuador. 

Fue bajo esta premisa que Solid Oak Sketches LLC (compañía autora de diversos tatuajes de jugadores de la NBA) decidió denunciar a Take-Two Interactive (desarrollador del videojuego 2K de la NBA donde aparecen estos jugadores, representados con sus tatuajes). 

El argumento de Solid Oak Sketches es que aunque los jugadores de la NBA están tatuados y en permanente exposición pública, las obras no pueden ser reproducidas en un videojuego sin violar los derechos de autor de la empresa, por lo que éstos debieron requerir autorización de Solid Oak Sketches para reproducir los tatuajes de los jugadores. 

En contra-posición, Take-Two Interactive argumentó que si bien los tatuajes están representados, no son el foco principal de la imagen y están allí simplemente porque la representación de los jugadores de la NBA busca parecerse lo más posible a la realidad, a lo cual responde Solid Oak Sketches que si los tatuajes no son importantes, no es por tanto necesario que se representen en absoluto en el videojuego. 

Otro caso emblemático, fue el del basquetbolista Rasheed Wallace, que para una publicidad de una reconocida marca deportiva, utilizó sus tatuajes como centro de la misma. El autor del tatuaje, Matthew Reed, denunció a la agencia de publicidad, a la reconocida marca deportiva y al basquetbolista por no solicitar su autorización. No obstante, en este caso las partes alcanzaron un acuerdo. No obstante, el caso sirvió para marcar un precedente sobre la utilización de los tatuajes con fines comerciales.

Es cierto que un artista al tatuar a un jugador de la NBA, sabe que en tanto figura pública el jugador va a ser fotografiado, que éste aparecerá en los medios y que además explotará su imagen con fines comerciales. 

Para algunos especialistas en materia de propiedad intelectual, del conocimiento que se trata de una figura pública, podría deducirse que el tatuador está implícitamente cediendo los derechos sobre la misma para que el tatuado, lleve el tatuaje consigo y lo “use” como quiera en su día a día. 

La pregunta es ¿Qué tan amplia es esta cesión? O si por el contrario, al momento de hacerse el tatuaje, la persona no fuera una persona pública y luego deviniera como tal. ¿Cuál sería el criterio en ese caso? 

Si bien no existen conclusiones legales sobre este asunto, el mismo tomó tal estado público, que se recomendó a las figuras públicas a buscar asesoramiento sobre los derechos de sus tatuajes, con el objetivo de prevenir problemas a la hora del uso comercial de su imagen”.

En segundo lugar, y para ir entrando en la materia objeto de esta entrada, se debe de señalar que, “al contrario de lo que pudiera parecer, las ilustraciones que lucen las estrellas del deporte en su piel -y que cobran vida en los videojuegos con extraordinaria fidelidad- no son propiedad de sus portadores, sino de los dibujantes que los diseñaron y estamparon originalmente. Por ese motivo, y según informa The New York Times, algunos creadores de tatuajes han llamado a la puerta de los gigantes de los videojuegos para solicitar lo que les corresponde.

El mismo periódico desvela que cualquier ilustración creativa es susceptible de someterse a los dictados de la propiedad intelectual, según ha sondeado de la Oficina de Derechos de Autor de los Estados Unidos. Eso también incluye la tinta y el diseño que se muestra en la piel de cualquier persona. De esa forma, el hiperrealismo del que hacen gala los desarrolladores de videojuegos puede convertirse en un coste adicional para una de las industrias más exitosas del mundo de los contenidos. A modo de ejemplo, según indica NYT, la compañía Solid Oak Sketches ha cobrado los derechos de autor de cinco tatuajes que aparecen claramente visibles en tres jugadores de la NBA, entre ellos Lebron James, y que fueron utilizados en la serie NBA 2K.

La controversia se centra en el hecho obvio de que los famosos pueden exhibir libremente sus tatuajes en lugares públicos y por lo tanto convertirse en objetivo de fotografías o vídeos, pero no queda tan claro que los mismos tatuajes puedan recrearse digitalmente en avatares sin el consentimiento de sus creadores. Y donde hay dinero e interés siempre aparece un bufete de abogados dispuesto a sacar provecho. Ante este nuevo panorama, los agentes de los deportistas y famosos han animado a sus clientes a que redacten un contrato específico sobre esta cuestión cuando se sometan a las agujas de un tatuador.

Hasta el momento, los creadores de tatuajes no han puesto especiales reparos a que sus trabajos aparezcan en las celebridades, ya que eso representa una publicidad global para sus trabajos, aunque en ninguna de las estampaciones aparece la firma de su creador. Estos artistas pueden exigir derechos de autor a otros competidores que reproduzcan sus trabajos o dibujos. Asimismo, los tatuadores deben pedir autorización a los responsables de los derechos si reproducen cualquier obra protegida”.

En tercer lugar, se ha de continuar diciendo que, “centrándonos pues en derechos de Propiedad Industrial las 3 modalidades principales a que atañe tienen cabida en este mundo de tatuajes: registros de marca, diseños industriales y patentes. Tratamos a continuación cada unos de ellos por separado.

Tatuajes y Propiedad industrial: Marcas registradas

La clasificación de Niza, aquella por la cual se diferencian todas las actividades y productos existentes para el registro de marcas, contempla:

– En la clase 3 las tintas, pinturas y colores para tatuar.

– En la clase 8 las maquinas para tatuar

– En la clase 44 los servicios de tatuaje y su diseño

Acorde con esta clasificación y por citar un ejemplo el nombre del estudio o en su defecto por el que se conoce al tatuador puede / debe ser registrado como marca por ser un valioso activo en un entorno en el que la diferenciación es clave de éxito.

Por otro lado el fenómeno mediático que rodea el tatuaje esta tan extendido que existen multitud de publicaciones impresas y digitales sobre el tema, cuyo título es también interesante registrar como marca.

En esta línea mencionar que recientemente han surgido series televisivas tipo realities centradas en el arte de tatuar que son seguidas en todo el mundo. Destaca la saga que comenzó bajo la marca, Miami Ink, y continua en su nueva versión madrileña. Como curiosidad sobre la denominación y logotipo con que se identifica esta ultima, Madrid Ink, mencionar que existe un registro de marca comunitaria a punto de ser concedida para esta actividad bajo la titularidad de Discovery Communications, LLC, pero curiosamente hay 2 registros anteriores españoles con esta denominación para identificar servicios de tatuaje bajo la titularidad de sendos particulares.

Tatuajes y Propiedad industrial: Patentes

Las maquinas de tatuar y sus accesorios han sido monopolizados mediante patentes desde sus orígenes, especialmente en estados unidos. Esto se debe a que utilizar una maquina de unas determinadas característica técnicas supone una gran diferencia en la labor diaria del tatuador y también en el resultado que ofrece. Veamos un par de ejemplos para situarnos.

– La patente US2013096599 que contempla una maquina de tatuar alambicara.

– La patente US8459452 que muestra un contenedor de tinta de tatuaje desechable.

Tatuajes y Propiedad industrial: Diseños industriales registrados

Igualmente existen multitud de diseños industriales relacionados con las maquinas e instrumental para tatuar. Veamos otro par de registros, esta vez, concedidos en le unión europea como ejemplos.

– El registro Nº 1753872 marco de máquina para tatuar.

– El registro Nº 2094169 unas agujas para tatuar.

Algunos tatuajes han sido también registrados como diseños industriales, aunque por su naturaleza creativa y artística este tipo de registros son algo prácticamente anecdótico, pues no es la modalidad más adecuada. Esto se debe a que el diseño industrial registrado está enfocado a la protección de diseños de reproducción en serie o industrializada y el principal valor artístico del tatuaje radica en ser único.

En conclusión puede afirmarse que:

Todos los elementos diferenciadores que se encuentran en el negocio del tatuaje suponen un valor importante y es altamente recomendable registrarlos para transformarlos en derechos de propiedad industrial.Estos registros, dependiendo de su naturaleza, pueden realizarse como diseños industriales, patentes o marcas.Los diseños industriales registrados, las patentes y las marcas son un activo empresarial cuantificable que puede suponer una gran diferencia en un entorno tan competitivo como el que rodea al tatuaje,y que esta ligado además al complejo mundo del arte y la moda”.

En cuarto lugar, y para ir terminando la entrada, se ha de decir que “el autor de la obra (el tatuador) poseerá los derechos de propiedad intelectual sobre el tatuaje siempre y cuando éste último reúna los requisitos de originalidad y creatividad. Adquirida la condición de obra original y creativa, el autor ostentará una serie de derechos económicos y morales.

 Por mucho que sea el cliente y potencial lienzo la persona que ideé el diseño del tatuaje y colabore con el tatuador en su desarrollo, será la plasmación en la piel y el resultado final, el que se verá amparado por la LPI (el artículo 10 LPI habla aquí de la protección sobre creaciones expresadas por cualquier medio o soporte y el artículo 56.1 LPI dice que el adquiriente de la propiedad del soporte a que se haya incorporado la obra no tendrá, por este solo título, ningún derecho de explotación sobre ésta última”.

Si bien no tenemos ejemplos prácticos en España, este derecho plantea una serie de cuestiones muy curiosas. Por ejemplo, si una persona tatuada se cansa de su tatuaje y decide borrárselo o hacerse otro tatuaje encima (también llamado “cover”), ¿Qué primará, el derecho moral a la integridad de la obra del autor frente a deformaciones, modificaciones y alteraciones o el derecho a la imagen personal que el tatuado tiene sobre su propio cuerpo?.

Sabemos, por tanto, que los tatuajes pueden ser protegidos por derechos de autor. Ahora bien, ¿Cuál es el alcance real del mismo?.

No parece haber duda de que los tatuadores podrán actuar contra otros tatuadores que imiten su tatuaje (siempre que su tatuaje tenga la altura creativa suficiente). Y es que, a pesar de que en líneas generales los tatuajes no son reproducidos masivamente (un diseño, una persona), la excepción de copia privada no es aplicable al caso.

Y es que, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, en su sentencia de 10 de abril de 2.014 (si bien nada tiene que ver con los tatuajes), sienta doctrina con respecto a los límites de la copia privada, indicando que esta excepción únicamente será aplicada a reproducciones obtenidas a raíz de un contrato de licencia y no sobre las obras ilegalmente obtenidas (sacadas de internet sin permiso).

Ya sabemos que en España aún no tenemos una voz jurisprudencial que se haya pronunciado acerca de la protección como derechos de autor sobre un tatuaje. Sin embargo, a nivel internacional, existen multitud de casos muy curiosos.

Ejemplos de ello es la demanda que ha interpuesto Solid Oak Sketches LLC (estudio de tatuajes muy importante de Estados Unidos, que han tatuado a varios jugadores de la NBA) frente a Take-Two Interactive (empresa desarrolladora de la saga de videojuegos de la NBA, 2K) por supuesta infracción de los derechos de autor sobre varios tatuajes de los jugadores de la Liga estadounidense de baloncesto, sin haber obtenido una autorización previa.

También tenemos el ejemplo de David Beckham, ya que el exfutbolista británico fue demandado por uno de sus tatuadores al estar el primero utilizando varios de sus tatuajes en campañas publicitarias sin su previo permiso. Finalmente, el caso se resolvió de forma extrajudicial.

No tenemos una resolución sobre este tema, pero nos invita a reflexionar acerca de cuan amplio puede llegar a ser el alcance de los derechos de autor sobre los tatuajes, si los tatuadores estuvieran bien informados sobre cómo proteger sus obras.

-Tatuajes de obras protegidas por derechos de autor-

Ahora bien, ¿qué sucede en la otra cara de la moneda?, cuando un tatuador toma una obra amparada por derechos de autor y la plasma en su tatuaje, sin haber obtenido previamente una licencia. 

Pues como en el caso contrario, el tatuador estaría infringiendo derechos de autor, siempre y cuando hubiese obtenido la fotografía o imagen que usa de modelo (y que esté protegido por derechos de autor) de forma irregular.

Aquí el problema estriba en la obtención, vía internet, de este tipo de contenido, ya que muchas páginas (redes sociales, especialmente) publican el contenido sin considerar siquiera si el mismo está protegido por derechos de autor.

El ejemplo más claro es, si el tatuador realiza un tatuaje de un personaje de películas de Marvel, o de un cómic de Mortadelo y Filemón, estará obligado a obtener una licencia previa que le permita el derecho a la reproducción de la obra.

A pesar de ello, la falta de debate jurídico no nos permite obtener unas conclusiones claras y únicas.

Desde mi punto de vista, la fina línea que separa la imitación de la inspiración y que tantos dolores de cabeza han supuesto en el sector musical es una buena base para aplicar en potenciales litigios de derechos de autor sobre un tatuaje.

Y es que un tatuador que se inspire en la “La persistencia de la memoria” de Salvador Dalí y tatúe unos relojes derritiéndose, debería poder evadir la necesidad de adquirir una licencia previa, si el tatuaje posee la suficiente altura creativa y originalidad, si se aleja suficientemente de la obra original”.

Por tanto, se ha de señalar como conclusión que los tatuajes sí que están protegidos en cuanto a creaciones como derechos de autor, y, por tanto, com propiedad intelectual, y, por tanto, enseñarlos como lo hacen los deportistas de élite o cualquier persona que los posea constituye una vulneración de estos derechos.

FUENTES:

  1. Tatuajes y derechos de autor: Un camino en dos sentidos. JUAN BOTELLA ABOGADOS: https://juanbotella.com/blog/2019/09/19/tatuajes-y-derechos-de-autor-un-camino-en-dos-sentidos/
  2. ¿De quién son los derechos de autor de tus tatuajes? Que el tatuaje esté en tu bíceps, no significa que sea tuyo. ENRIQUE ORTEGA BURGOS: https://enriqueortegaburgos.com/derechos-de-autor-de-tus-tatuajes/
  3. Los tatuajes son, Propiedad Intelectual? TOGAS.BIZ: http://togas.biz/articulos/articulo-profesionales-los-tatuajes-son-propiedad-intelectual-/
  4. Los diseños en la piel llegan a los tribunales: ¿son del artista o del deportista que lo contrata? LA VOZ DE GALICIA: https://www.lavozdegalicia.es/noticia/sociedad/2019/01/13/propiedad-intelectual-tatuaje/00031547379261885932765.htm
  5. ¿De quién son los derechos de autor de tus tatuajes? FERNÁNDEZ SECCO & ASOCIADOS: http://www.fernandezsecco.com/de-quien-son-los-derechos-de-autor-de-tus-tatuajes/
  6. Los tatuajes, la propiedad intelectual o cómo paralizar el estreno de una película. INTER IURIS: http://www.interiuris.com/blog/los-tatuajes-la-propiedad-intelectual-o-como-paralizar-el-estreno-de-una-pelicula/
  7. ¿Tatuador o tatuado? Propiedad intelectual vs derecho de imagen. COMERCIO Y JUSTICIA: https://comercioyjusticia.info/opinion/tatuador-o-tatuado-propiedad-intelectual-vs-derecho-de-imagen/
  8. PROPIEDAD INTELECTUAL DEL TATUAJE: ¿A QUIÉN PERTENECE? ART COMMUNITY: https://artcommunity.club/propiedad-intelectual-del-tatuaje-a-quien-pertenece/
  9. Los creadores de tatuajes reclaman derechos de autor a las firmas de videojuegos. PERIÓDICO EL ECONOMISTA: https://www.eleconomista.es/empresas-finanzas/noticias/9611120/01/19/Los-creadores-de-tatuajes-reclaman-derechos-de-autor-a-las-firmas-de-videojuegos.html
  10. Tatuajes y Propiedad Industrial. AGENTES PROPIEDAD INTELECTUAL: http://agentes-propiedad-industrial.es/articulos/articulo-agentes-propiedad-industrial-patentes-marcas-tatuajes-y-propiedad-industrial/
  11. ¿Tienes un tatuaje? ¡Cuidado, enseñarlo puede ser ilegal! PERIÓDICO EXPANSIÓN: https://www.expansion.com/juridico/actualidad-tendencias/2017/01/02/586a8ca3468aeb25468b4601.html
  12. Derechos de autor de los tatuajes. DEL DERECHO Y LAS NORMAS: https://www.derechoynormas.com/2007/10/derechos-de-autor-de-los-tatuajes.html

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s