Administración Pública, COVID-19, Derecho, Pandemias, Responsabilidad del Gobierno central

Gestión de la pandemia por COVID-19 en España. Crítica. Gestión de la vacunación

Otra vez más se puede ver la inutilidad del Gobierno en la gestión de la pandemia, con una gestión de la vacunación bastante pésima, y con bastante retraso en cuanto al resto de países, sobre todo teniendo en cuenta aquellos países democráticos de la Unión Europea y América del Norte.

En primer lugar, se ha de señalar que “el objetivo de la estrategia de vacunación es disminuir la gravedad
y la mortalidad de la COVID-19, protegiendo de forma prioritaria a aquellos grupos con mayor vulnerabilidad. La reducción de la incidencia de la enfermedad disminuirá el impacto de la pandemia sobre el
sistema asistencial y la economía”.

Desde este blog se ha de estar de acuerdo con esto, pues se ha de garantizar la seguridad y salud de la población frente al nuevo virus, muy dañino y contagioso, y eso sin tener en cuenta las nuevas cepas, todavía más contagiosas y más peligrosas, y contra las que todavía no hay garantía con las vacunas.

En segundo lugar, cabe señalar que lo peor de esto también es la velocidad de crucero en la imposición de las vacunas por las autoridades españolas competentes. Cabe decir aquí que “Nunca antes se había pnesto sobre la mesa una campaña de vacunación masiva tan ambiciosa. Una de las premisas es la capacidad de gestión y organización casi improvisada, como todo en esta pandemia. Porque no todas las cuestiones tienen respuesta inmediata: quién, cómo, cuándo, dónde… En España, se cuenta con una amplia experiencia en el terreno de la vacunación, tanto en las campañas de la gripe, como en las marcadas a través del calendario vacunal. Incluso, nuestro país puede presumir de tener unas altas tasas de vacunación entre la población infantil, con coberturas por encima del 95%. Pero todo organizado con tiempo: la gripe se planifica en marzo-abril y las dosis llegan un mes antes, todas las variables están controladas. Esta campaña ha conseguido este año vacunar, según datos del Gripómetro a un 25,2%. Esto es, en casi tres meses, se ha inmunizado a casi 12 millones de españoles.

Frente al coronavirus, la situación se presenta diferente. Todo es excepcional. Pero la experiencia, dicen, es un grado y aquí existe. Hace 10 años, se puso en marcha la campaña frente a la gripe A. Requirió de un sobreesfuerzo que hoy también se exige, tanto a nivel administrativo, como médico. Desde la industria se recuerda que entonces se trataba de poner unos 30 millones de dosis, aunque sólo se consiguió el objetivo de dos, el resto tuvo que destruirse.

De la gripe A, como de las continuas campañas de vacunación contra el virus estacional, hay muchas acciones que se pueden y deben copiar, según fuentes de los laboratorios, para poder tener éxito en la misión. La distribución de la vacuna de Pfizer-BioNTech, la primera anti-Covid que cruza las fronteras españolas, a la espera de que en enero una fuerzas con la de Moderna, pone a prueba la logística y la capacidad de distribución.

PUNTOS CLAVE PARA CONSEGUIR EL OBJETIVO

  1. Búsqueda activa de los individuos. Al contrario que otras campañas, en este es la Administración quien cita a los pacientes y no deben saltársela para organizar las dosis.
  2. Organización de los grupos de vacunación. Tanto médicos de Atención Primaria como enfermería cuentan con la experiencia suficiente en el desempeño de la tarea.
  3. Formación. Desde la Organización Colegial han formado a Enfermería para manejar la vacuna, el llamado proceso de reconstrucción.
  4. Un vial, cinco dosis. Todo lo anterior sirve para aprovechar cada vial, ya que de cada uno se inmunizarán cinco personas”.

Como se puede ver, las intenciones eran buenas, pero luego la experiencia y la forma de llevarlo a cabo ha hecho ver que la estrategia está siendo insuficiente.

En tercer lugar, se ha de indicar que “

El 17 de junio, la Comisión Europea presentó una estrategia europea de vacunas para acelerar el desarrollo, la fabricación y la utilización de vacunas contra la COVID-19. Una vacuna segura y eficaz es nuestra mejor apuesta para superar la pandemia.

Preguntas y respuestas sobre la estrategia de vacunación de la UE

El desarrollo de vacunas es un proceso complejo y lento que, por lo general, suele durar unos 10 años. Con la estrategia de vacunas, la Comisión apoya los esfuerzos por acelerar el desarrollo y la disponibilidad de vacunas seguras y eficaces en un plazo de entre 12 y 18 meses, si no antes. Al mismo tiempo, se respetarán en todo momento procedimientos de autorización y normas de seguridad estrictos y sólidos. Esto exige que los ensayos clínicos se realicen paralelamente a la inversión en la capacidad de producción para poder fabricar millones o incluso miles de millones de dosis de una vacuna eficaz.

Europa necesita una amplia cartera de vacunas experimentales, basadas en enfoques tecnológicos diferentes, a fin de maximizar las posibilidades de desarrollar, fabricar y desplegar una vacuna rápidamente para todos los europeos.

En el marco de su estrategia de vacunas, la Comisión ha forjado acuerdos con productores individuales de vacunas en nombre de los países de la UE. Una vez disponibles, seguras y eficaces, y autorizadas a nivel de la UE, todos los Estados miembros tendrán acceso a las vacunas contra la COVID-19 al mismo tiempo, y la distribución se realizará per cápita para garantizar un acceso equitativo.

La Comisión establecerá un marco común de comunicación y una plataforma para hacer un seguimiento de la eficacia de las estrategias nacionales de vacunación. En la segunda quincena de diciembre de 2020, con el fin de compartir las mejores prácticas, se presentarán las conclusiones de la primera revisión de los planes nacionales de vacunación.

Los acuerdos se financian con el Instrumento de Asistencia Urgente. La Comisión ha decidido respaldar estas vacunas basándose en una sólida evaluación científica, en la tecnología utilizada y en su capacidad de producción en Europa para abastecer a toda la Unión.

Hasta la fecha, se ha autorizado el uso en la UE de tres vacunas seguras y eficaces contra la COVID-19, a raíz de las recomendaciones científicas positivas de la Agencia Europea de Medicamentos:

BioNTech-Pfizer

El 21 de diciembre de 2020, la Comisión Europea concedió una autorización condicional de comercialización a la vacuna contra la COVID-19 desarrollada por BioNTech y Pfizer, que pasa así a ser la primera vacuna contra la COVID-19 autorizada en la UE. Esta autorización, que está respaldada por los Estados miembros, responde a la recomendación científica positiva de la Agencia Europea de Medicamentos, basada en una rigurosa evaluación de la seguridad, eficacia y calidad de la vacuna.

El 11 de noviembre de 2020, la Comisión Europea aprobó el contrato con la empresa farmacéutica BioNTech-Pfizer, que prevé la compra inicial de 200 millones de dosis en nombre de todos los Estados miembros de la UE, además de la opción de adquirir hasta 100 millones de dosis adicionales, que se suministrarán una vez que se haya demostrado que la vacuna es segura y eficaz contra la COVID-19. El 15 de diciembre de 2020, la Comisión decidió comprar estos 100 millones de dosis adicionales. Además, el 8 de enero de 2021, la Comisión propuso a los Estados miembros adquirir 200 millones de dosis adicionales de la vacuna de BioNTech-Pfizer, con la opción de adquirir otros 100 millones de dosis. Los Estados miembros pueden decidir donar la vacuna a países de renta baja y media o redirigirla a otros países europeos.

Moderna

El 6 de enero de 2021, la Comisión Europea concedió una autorización condicional de comercialización a la vacuna contra la COVID-19 desarrollada por Moderna, que se convierte así en la segunda vacuna contra la COVID-19 cuyo uso se autoriza en la UE. Esta autorización, que está respaldada por los Estados miembros, responde a la recomendación científica positiva de la Agencia Europea de Medicamentos, basada en una rigurosa evaluación de la seguridad, eficacia y calidad de la vacuna.

El 25 de noviembre de 2020, la Comisión Europea aprobó un contrato con Moderna para adquirir una posible vacuna contra la COVID-19. El contrato prevé la compra inicial de 80 millones de dosis en nombre de todos los Estados miembros de la Unión, además de la opción de solicitar hasta 80 millones de dosis adicionales, que se suministrarán una vez que la vacuna haya demostrado ser segura y eficaz contra la COVID-19. El 15 de diciembre de 2020, la Comisión decidió comprar 80 millones de dosis adicionales.

El 17 de febrero, la Comisión aprobó un segundo contrato con Moderna, que prevé una compra adicional de 300 millones de dosis (150 millones en 2021 y una opción de compra adicional de 150 millones en 2022) en nombre de todos los Estados miembros de la UE.

El contrato ofrecería a todos los Estados miembros de la UE la posibilidad de adquirir la vacuna, así como de hacer donaciones a países con rentas medias y bajas o redirigirla hacia países europeos.

AstraZeneca

El 29 de enero de 2021, la Comisión Europea concedió una autorización condicional de comercialización a la vacuna contra la COVID-19 desarrollada por AstraZeneca, que se convierte así en la tercera vacuna contra la COVID-19 cuyo uso se autoriza en la UE. Esta autorización, que está respaldada por los Estados miembros, responde a la recomendación científica positiva de la Agencia Europea de Medicamentos, basada en una rigurosa evaluación de la seguridad, eficacia y calidad de la vacuna. Con el beneplácito de AstraZeneca, el acuerdo de adquisición anticipada expurgado está disponible aquí.

El 14 de agosto, la Comisión Europea llegó a un primer acuerdo con la empresa farmacéutica AstraZeneca para adquirir una posible vacuna contra el coronavirus y para donar o transferir vacunas a otros países europeos y a otros países de renta media o baja. El 27 de agosto, tras la firma formal entre AstraZeneca y la Comisión, entró en vigor el primer contrato que la Comisión, en nombre de los Estados miembros de la UE, ha negociado con una empresa farmacéutica.

Se han celebrado tres contratos que permitirán la adquisición de una vacuna, cuando se haya demostrado que es segura y eficaz:

Sanofi-GSK

El 18 de septiembre, entró en vigor un segundo contrato entre Sanofi-GSK y la Comisión Europea. En el momento en que la vacuna de Sanofi-GSK haya demostrado ser segura y eficaz contra la COVID-19, el contrato permitirá a todos los Estados miembros de la UE adquirir hasta 300 millones de dosis. Además, los Estados miembros podrán donar parte de sus dosis reservadas a países de renta baja y media. El contrato fue precedido de conversaciones exploratorias entre Sanofi-GSK y la Comisión.

Las empresas iniciaron un estudio de fase I/II en septiembre, al que seguirá un estudio de fase III a finales de 2020. En caso de éxito, y a reserva de consideraciones reglamentarias, las empresas pretenden disponer de la vacuna el segundo semestre de 2021.

Sanofi y GSK también se esforzarán por proporcionar una parte significativa de su suministro de vacunas a través de una colaboración con el Mecanismo de Acceso Mundial a las Vacunas contra la COVID-19 (COVAX), el pilar de vacunas del Acelerador del acceso a las herramientas contra la COVID-19 para los países de renta baja y media, a su debido tiempo. Con el beneplácito de Sanofi-GSK, el acuerdo de adquisición anticipada expurgado está disponible aquí.

Johnson & Johnson

El 7 de octubre, la Comisión Europea aprobó un tercer contrato con la empresa farmacéutica Janssen Pharmaceutica NV (una de las compañías farmacéuticas Janssen del grupo Johnson & Johnson). Una vez que la vacuna haya demostrado ser segura y eficaz contra la COVID-19, el contrato permitirá a los Estados miembros adquirir vacunas para 200 millones de personas, y, además, tendrán la posibilidad de adquirir vacunas para otros 200 millones de personas más. La vacuna experimental ya se encuentra en la fase III de los ensayos clínicos. Los Estados miembros también pueden decidir donar la vacuna a países de renta baja y media o redirigirla a otros países europeos.

CureVac

El 19 de noviembre, la Comisión Europea aprobó un quinto contrato con la empresa farmacéutica europea CureVac. El contrato prevé la compra inicial de 225 millones de dosis en nombre de todos los Estados miembros de la UE, además de la opción de solicitar hasta 180 millones de dosis adicionales, que se suministrarán una vez que se haya demostrado que la vacuna es segura y eficaz contra la COVID-19. Los Estados miembros también pueden decidir donar la vacuna a países de renta baja y media o redirigirla a otros países europeos. El 6 de julio, CureVac (una empresa europea con sede en Alemania) firmó un contrato de préstamo de 75 millones de euros con el Banco Europeo de Inversiones para el desarrollo y la producción a gran escala de vacunas, incluida la vacuna experimental de CureVac contra la COVID-19. Con el beneplácito de CureVac, el acuerdo de adquisición anticipada expurgado está disponible aquí.

Conversaciones exploratorias

Novavax

El 17 de diciembre de 2020, la Comisión concluyó conversaciones exploratorias con la empresa farmacéutica Novavax con vistas a adquirir su posible vacuna contra la COVID-19. La vacuna de Novavax, un producto de subunidad proteica, ya se encuentra en la fase III de los ensayos clínicos. El contrato previsto ofrecería la posibilidad de que todos los Estados miembros de la UE compraran inicialmente 100 millones de dosis, con la posibilidad de adquirir posteriormente hasta 100 millones de dosis más.

Valneva

El 12 de enero de 2021, la Comisión concluyó conversaciones exploratorias con la empresa farmacéutica Valneva con vistas a adquirir su posible vacuna contra la COVID-19. El contrato previsto con Valneva ofrecería la posibilidad de que todos los Estados miembros de la UE compraran 30 millones de dosis, y pudieran adquirir hasta 30 millones de dosis adicionales.

La Comisión, con el apoyo de los Estados miembros de la UE, ha decidido respaldar estas vacunas basándose en sólidas evaluaciones científicas, en las tecnologías utilizadas, en la experiencia de las empresas en el desarrollo de vacunas y en sus capacidades de producción para abastecer a todos los Estados miembros de la UE.

Las conversaciones exploratorias pretenden desembocar en un compromiso anticipado de mercado financiado por el Instrumento de Asistencia Urgente, que cuenta con fondos para crear una cartera de posibles vacunas producidas por diferentes empresas. Las empresas con una vacuna experimental prometedora que ya esté en fase de ensayos clínicos o a punto de iniciarlos pueden ponerse en contacto con la Comisión en la dirección EC-VACCINES@ec.europa.eu.

Cartera de vacunas de la UE

Seguimiento de la vacunación contra la COVID-19

Objetivos de la estrategia de la UE en materia de vacunas

  • garantizar la calidad, la seguridad y la eficacia de las vacunas
  • garantizar el acceso oportuno de los Estados miembros y de su población a las vacunas, liderando al mismo tiempo el esfuerzo de solidaridad a nivel mundial
  • garantizar el acceso equitativo y factible para todos en la UE a una vacuna asequible lo antes posible
  • asegurarse de que se realizan los preparativos en los países de la UE para el despliegue de vacunas seguras y eficaces, abordar las necesidades de transporte y despliegue, y determinar qué grupos prioritarios deberían tener acceso a las vacunas desde un primer momento. 

La estrategia en materia de vacunas debe servir de punto de referencia para los Estados miembros a la hora de formular sus estrategias nacionales”.

La verdad es que con todo esto, el Gobierno en general está dejando mucho que desear.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s