COVID-19, Derecho, Derechos fundamentales, Estados de alarma, excepción y sitio, Pandemias, Suspensión de derechos fundamentales

¿Se debería exigir un pasaporte de vacunación para viajar en tiempos de coronavirus?

Uno de los sectores que se han visto más afectados ha sido el de los viajes y las vacaciones, sobre todo por el hecho de la gran pandemia que, desde hace casi un año, afecta la totalidad del planeta.

En este setido, y a través de esta entrada, se quería hacer presente a los lectores de la necesidad de crear, por las autoridades competentes, un pasaporte de vacunación, así como establecer otras medidas de control para garantizar que por los puntos de acceso de nuestro país de turistas (como son los principales aeropuertos), y garantizar así una mejor gestión de la pandemia.

En primer lugar, se ha de destacar que “la OMS, la Organización Mundial de la Salud, se lo está pensando. Está estudiando el uso de “certificados de vacunación electrónica” que permitan viajar durante la pandemia. Pero, ¿es esto legal? Y, sobre todo, ¿es conveniente desde el punto de vista de la Salud Pública? Preguntas que en ambos casos, según los expertos consultados por NIUS, tienen una respuesta afirmativa, porque una cosa es el pasaporte vacunal y otro el pasaporte inmunitario o la “cartilla covid” de Isabel Díaz Ayuso

Respecto a la legalidad, aunque en países como España la vacunación no es obligatoria, exigir un pasaporte de vacunación sí es perfectamente legal. Así lo asegura Joaquín Urías, profesor de Derecho Constitucional y ex letrado del Tribunal Constitucional. “No sólo es legal, sino que lleva muchos años siendo así. Cualquiera que haya viajado a países donde la fiebre amarilla es endémica sabe que sin carnet internacional de vacunación no se puede ni entrar en el país ni coger siquiera los vuelos”, explica Joaquín Urías a NIUS.

Mejor que una PCR aunque puede plantear problemas éticos

Disponer de un pasaporte vacunal para viajar, teniendo en cuenta la experiencia con la fiebre amarilla, “me parece bastante interesante”. Así lo considera Rafael M. Ortí, presidente de la Sociedad Española de Medicina Preventiva Salud Pública e Higiene (SEMPSPH). Aunque, señala el experto, este certificado debe tener limitaciones porque, de lo contrario, puede plantear problemas éticos. “En principio soy favorable si está limitado para desplazamientos entre países, pero si es para otros usos, como el laboral, no estoy de acuerdo. En su día, la SEMPSPH ya se manifestó en contra del pasaporte serológico”, recuerda el doctor Ortí.

“Si es para el paso de fronteras o a modo de pasaporte turístico –insiste- veo mejor el uso de un certificado vacunal que el de una PCR,  aunque es un poco pronto porque todavía desconocemos si la inmunidad de las vacunas es permanente”.

Posible requisito de las aerolineas

Aerolíneas como la australiana Qantas ya han anunciado la posibilidad de exigir a los viajeros “que se vacunen antes de subir al avión”. En Iberia no son partidarios de “hacer futuribles”, pero apuntan a que esta decisión no va a depender tanto de las compañías aéreas como del Gobierno. “De la misma manera que ahora está exigiendo una PCR para entrar a España, va a ser el Ejecutivo el que determine si es necesario o no estar vacunado para viajar”, explican fuentes de la compañía. En todo caso, insisten, volar se ha demostrado que es seguro.

Desde IATA, la Asociación Internacional de Transporte Aéreo, apuestan por la eliminación cuanto antes de las cuarentenas impuestas por algunos países y la implantación de una aplicación para móvil, ‘Travel Pass‘ que determine si los pasajeros están libres de covid. “Un instrumento que permitirá verificar de forma segura la veracidad de las pruebas y el registro de vacunación entre gobiernos, aerolíneas, laboratorios y viajeros”, asegura la asociación en un comunicado”.

En segundo lugar, se ha de señalar que “un pase o pasaporte de vacunación es un documento que prueba que has sido vacunado contra la COVID-19. Algunas versiones también permitirán a las personas demostrar que han dado negativo al coronavirus y, por consiguiente, pueden viajar con mayor facilidad. Las versiones que aerolíneas, grupos industriales, organizaciones sin fines de lucro y compañías tecnológicas están desarrollando en la actualidad serán algo que puedas abrir en tu teléfono móvil como una aplicación o como parte de tu billetera digital.

“Se intenta digitalizar un proceso que ya se realiza en la actualidad y convertirlo en algo más armónico y simple, que facilite que las personas viajen de un país a otro sin tener que mostrar papeles diferentes en cada país ni documentos diferentes en cada punto de revisión distinto”, dijo Nick Careen, vicepresidente sénior de aeropuertos, pasajeros, carga y seguridad de IATA. Careen ha estado dirigiendo la iniciativa del pase de viaje de IATA.

IATA es una de varias organizaciones que han estado trabajando desde hace años para encontrar soluciones digitales que simplifiquen el proceso de credencialización para viajes; durante la pandemia, estos grupos se han concentrado en incluir el estatus de vacunación. La idea es que si tienes toda la información pertinente en tu celular, se ahorrará una cantidad significativa de tiempo.

Además de IATA, IBM ha estado desarrollando su propio Digital Health Pass (pase sanitario digital), el cual daría a los individuos la capacidad de presentar pruebas de vacunación o de una prueba negativa para poder ingresar a establecimientos públicos, tales como estadios deportivos, aviones, universidades o lugares de trabajo. Este pase, basado en la tecnología de cadena de bloques (o blockchain) de IBM, puede utilizar múltiples tipos de datos, incluyendo revisiones de la temperatura, notificaciones de exposición al virus, resultados de pruebas y estatus de vacunación. El Foro Económico Mundial y The Commons Project Foundation, una organización sin fines de lucro suiza, han estado probando un pasaporte sanitario digital llamado CommonPass, el cual permitiría a los viajeros acceder a información de pruebas o de vacunación. El pase generaría un código QR que se mostraría a las autoridades.

A medida que más personas sean inoculadas, probablemente habrá aspectos de la vida pública en los cuales solo las personas que hayan sido vacunadas podrán participar. Por ejemplo, el Supertazón LV, donde una porción significativa de los asistentes fueron trabajadores de la salud que han recibido la vacuna. (Careen de IATA dijo que las organizaciones deportivas, los recintos de conciertos y las agencias de turismo se han puesto en contacto para recibir soporte tecnológico para las identificaciones).

Para viajes internacionales, el gobierno y las autoridades sanitarias necesitarán saber si te has vacunado o has dado negativo en el virus. Muchos países ya requieren documentos que demuestren un resultado negativo en una prueba para poder ingresar. Los pases podrían ser esenciales para reabrir la industria turística, dijo Zurab Pololikashvili, secretario general de la Organización Mundial del Turismo (un organismo especializado de las Naciones Unidas).

“Un elemento clave que es vital para el reinicio del turismo es la regularidad y la armonización de las reglas y protocolos relacionados con los viajes internacionales”, señaló en un correo electrónico. “Esto puede ofrecerlo una evidencia de vacunación mediante la introducción coordinada de lo que podríamos llamar ‘pasaportes de salud’, por ejemplo. Estos pasaportes también pueden eliminar la necesidad de estar en cuarentena al llegar, una política que también obstaculiza el regreso del turismo internacional”.

Dakota Gruener, directora ejecutiva de ID2020, una asociación público-privada global, dijo que hay tres posibles caminos para la credencialización digital en respuesta al coronavirus. El primero, que en gran medida está descartado, es la creación de certificados de inmunidad, los cuales son documentos que mostrarían que las personas han desarrollado cierto grado de inmunidad al virus. El segundo es poder probar que has salido negativo en el virus. El tercero es poder de demostrar que has sido vacunado. Los expertos están de acuerdo en que estos últimos dos son los más importantes para poner en marcha de nuevo a la industria de los viajes.

“Estamos viendo mucho interés por parte de las aerolíneas, los grupos de la industria aérea, las agencias de aduanas y de control de fronteras y los viajeros, todos diciendo: ‘¿cómo puedo subir a un avión de forma segura o como condición para entrar en un país, subir a un tren, sea cual sea el caso, y demostrar que me he sometido a las pruebas o he sido vacunado?’”, dijo Gruener.

Gruener es una de las expertas de un grupo patrocinado por la Organización Mundial de la Salud encargado de establecer normas mundiales para los certificados digitales de vacunación.

 Durante décadas, las personas que viajaban a determinados países tenían que demostrar que se habían vacunado contra la fiebre amarilla, la rubeola y otras enfermedades. A menudo, los vacunados recibían una “tarjeta amarilla”.
 Durante décadas, las personas que viajaban a determinados países tenían que demostrar que se habían vacunado contra la fiebre amarilla, la rubeola y otras enfermedades. A menudo, los vacunados recibían una “tarjeta amarilla”.Credit…Juan Mabromata/AFP vía Getty Images

Tener que probar que has sido vacunado para poder participar en actividades o ingresar a ciertos países no es un concepto nuevo. Durante décadas, las personas que viajan a algunos países han tenido que probar que han sido vacunados contra enfermedades como la fiebre amarilla, la rubeola y el cólera. A menudo, después de ser vacunados, los viajeros reciben una “tarjeta amarilla” firmada y sellada, conocida como certificado internacional de vacunación o profilaxis, el cual todavía recomiendan llevar en viajes relevantes los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) de Estados Unidos.

“Todas las personas que han viajado internacionalmente a países que requieren vacunación contra la malaria, la difteria y otras enfermedades han tenido tarjetas amarillas”, dijo Brian Behlendorf, director ejecutivo de Linux Foundation Public Health, una organización con enfoque tecnológico que ayuda a las autoridades de salud pública a combatir la COVID-19 en todo el mundo. Se centra en ayudar a los proyectos, comunidades y compañías a construir tecnología de código abierto. “Los padres con hijos en escuelas públicas han tenido que probar que sus hijos están vacunados. Esto no es algo nuevo”.

No obstante, una gran diferencia entre la tarjeta amarilla de años pasados y lo que se está creando ahora es el componente digital, que llega con nuevas inquietudes acerca de la privacidad y la accesibilidad. Linux Foundation está trabajando en asociación con la Iniciativa de Credenciales de la COVID-19, un colectivo de más de 300 personas de cinco continentes para ayudar a desarrollar estándares universales para las aplicaciones de credenciales de vacunación que las hagan accesibles y equitativas. Esta fundación también trabaja con IBM y CommonPass.

“A medida que estas cosas se distribuyan, es importante que los ciudadanos les pregunten a los gobiernos y a las aerolíneas: ¿cómo podemos hacer que esto sea muy sencillo para que yo tenga un registro de vacunación para reservar un vuelo o un hotel y que también pueda usarlo para hacer otras cosas?”, opinó Behlendorf. “Debería funcionar como el correo electrónico. Si no es así, hay que movilizarse para protestar”.

Los pasaportes de vacunas no tienen por qué ser digitales, pero facilitarían el proceso de viaje.

“Imagina un futuro en el que un avión aterriza en un aeropuerto y cien personas tienen un pase de viaje, cien tienen otra billetera sanitaria, 50 tienen pedazos de papel y otras 25 tienen algún tipo de documento gubernamental”, dijo Jamie Smith, director senior de desarrollo de negocio en Evernym, un desarrollador que ha estado trabajando con IATA y otros en el desarrollo de un pase de vacunas. “¿Qué hace el aeropuerto? ¿Cómo procesan a toda esa gente de forma estándar y sencilla?”.

La agencia policial de la Unión Europea dijo que la venta de resultados negativos falsos se está extendiendo, otra razón por la que la industria trata de desarrollar pases digitales que sean seguros.

En un mundo en el que más de mil millones de personas no pueden probar su identidad porque no cuentan con un pasaporte, un certificado de nacimiento, una licencia para conducir o tarjetas de identificación nacional, los documentos digitales que muestran el estatus de vacunación pueden aumentar la desigualdad y el riesgo al dejar a muchas personas rezagadas. Esa inquietud ha estado en el centro del trabajo de Gruener.

“Mucho antes de la covid, ya trabajábamos en la intersección de las credenciales digitales y la inmunización”, indicó. “Pasarán años antes de que las vacunas estén universalmente disponibles a nivel global y, por lo tanto, las pruebas generalizadas van a continuar y deben continuar a la par de la vacunación para permitir un regreso seguro y equitativo a los viajes y otras actividades públicas”.

En el caso de quienes no cuenten con un teléfono inteligente, la industria dice que aceptará prueba en papel, pero incluso eso necesita ser estandarizado.

Además, hay preocupación por la privacidad y los datos que se comparten.

“Hay maneras en las que esto se podría hacer de la forma correcta o terriblemente mal, y las formas equivocadas podrían llevarnos a una distopía tecnológica”, dijo Jenny Wanger, directora de programas en Linux Foundation, y agregó que es importante que los aspectos tecnológicos de la elaboración de estas aplicaciones se hagan de manera abierta y que no terminen bajo control exclusivo de algún gobierno o empresa. La tecnología debería ser de código abierto y accesible para todos los tecnólogos, sin importar quiénes sean ni dónde estén, dijeron Wanger y otras personas.

Tecnólogos y expertos del sector de los viajes afirmaron que, aunque es posible apresurar soluciones tecnológicas que permitan a las personas disponer de aplicaciones de un solo uso, crear una tecnología ética duradera o sistemas que no almacenen los datos de las personas ni permitan rastrear dónde se encuentran, lleva tiempo.

“El sistema mundial de pasaportes tardó 50 años en desarrollarse”, explica Drummond Reed, director de confianza de Evernym. “Incluso cuando se quiso añadir la biometría para hacerlo más fuerte, se tardó más de una década en acordar cómo se iba a añadir una huella dactilar o una biometría facial para ser verificada en un pasaporte. Ahora, en muy poco tiempo, tenemos que producir una credencial digital que pueda ser tan universalmente reconocida como un pasaporte y necesita un nivel de privacidad aún mayor porque va a ser digital””.

En tercer lugar, también se ha de señalar que “disponer de un pasaporte vacunal para viajar, teniendo en cuenta la experiencia con la fiebre amarilla, “me parece bastante interesante”. Así lo considera Rafael M. Ortí, presidente de la Sociedad Española de Medicina Preventiva Salud Pública e Higiene (SEMPSPH). Aunque, señala el experto, este certificado debe tener limitaciones porque, de lo contrario, puede plantear problemas éticos. “En principio soy favorable si está limitado para desplazamientos entre países, pero si es para otros usos, como el laboral, no estoy de acuerdo. En su día, la SEMPSPH ya se manifestó en contra del pasaporte serológico”, recuerda el doctor Ortí.

“Si es para el paso de fronteras o a modo de pasaporte turístico –insiste- veo mejor el uso de un certificado vacunal que el de una PCR,  aunque es un poco pronto porque todavía desconocemos si la inmunidad de las vacunas es permanente”.

Posible requisito de las aerolineas

Aerolíneas como la australiana Qantas ya han anunciado la posibilidad de exigir a los viajeros “que se vacunen antes de subir al avión”. En Iberia no son partidarios de “hacer futuribles”, pero apuntan a que esta decisión no va a depender tanto de las compañías aéreas como del Gobierno. “De la misma manera que ahora está exigiendo una PCR para entrar a España, va a ser el Ejecutivo el que determine si es necesario o no estar vacunado para viajar”, explican fuentes de la compañía. En todo caso, insisten, volar se ha demostrado que es seguro.

Desde IATA, la Asociación Internacional de Transporte Aéreo, apuestan por la eliminación cuanto antes de las cuarentenas impuestas por algunos países y la implantación de una aplicación para móvil, ‘Travel Pass‘ que determine si los pasajeros están libres de covid. “Un instrumento que permitirá verificar de forma segura la veracidad de las pruebas y el registro de vacunación entre gobiernos, aerolíneas, laboratorios y viajeros”, asegura la asociación en un comunicado”.

Y es que, teniendo en cuenta todo esto, además de que ya existen variantes del virus todavía más contagiosas, y la facilidad de transmisión del virus, ya no bastaría certificado de PCR negativa para viajar, sino el hecho de dar ciertas garantías.

Por útlimo, como conclusión, se habría de añadir el hecho de que estamos en un tiempo en que prima la responsabilidad, y, por tanto, no se puede actuar como si la pandemia no estuviera aquí, así que se pide a los lectores que, si no es imprescindible, no viajen, así como la utilización de los equipos de protección individual para evitar propagar el virus.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s