COVID-19, Derecho, Derecho de la Salud, Pandemias

La gestión de las vacunas en España

Se ha dicho hace nada en este blog sobre la vacunación de la población por COVID-19 que la llevanza a cabo por las vacunas que se están produciendo por las primeras farmacéuticas no está siendo la mejor. Se ha de destacar que el Gobierno central está tardando en traer todas las dosis necesarias para ir vacunando a los diversos grupos de edad, y, además, la política se está dirigiendo a otros aspectos de la vida cotidiana para derrumbar a los oponentes políticos, en vez de tener una visión de conjunto y actuar todos juntos frente a la pandemia.

Por otro lado, cabe decir, siguiendo una noticia de ABC del día 12 de marzo de 2021, que “la vacunación en España se sitúa a día de hoy en un porcentaje superior al 7 % (en concreto la cifra alcanzada es 7,75 %). El dato nacional se puede desgranar por comunidades, que arrojan porcentajes muy desiguales entre sí. Actualmente, con las nuevas remesas de vacunas de Pfizer, Moderna y AstraZeneca, las regiones que van más avanzadas en el proceso de vacunación son Ceuta, que ha administrado el 93,3 % de sus dosis recibidas, seguida de Melilla,con un 85,4 % y de Andalucía, con un 83,6 % de las dosis recibidas administradas.

Al otro lado de la balanza se situa País Vasco, que solo ha aplicado el 66,1 % de las dosis recibidas de la vacuna contra el coronavirus. Tras el País Vasco, Murcia (72,5 %) es la segunda región con menor porcentaje de vacunas administradas versus las recibidas. A esta le siguen muy de cerca Castilla-La Mancha (72,9 %), Comunidad Valenciana (73,7 %) y Cantabria (74,3 %).

Más de un millón de españoles vacunados

A 12 de marzo, el número de personas con pauta completa registrado alcanza la cifra de las 1.503.258 personas vacunadas. Esto quiere decir que más de un millón de personas ya tienen todas las dosis de la vacuna de coronavirus administradas, el 3,18 % de la población.

Hasta ahora se han entregado 4.567.095 dosis de la vacuna de Pfizer a las comunidades autónomas. Respecto a la vacuna de Covid-19 de Moderna, se han repartido un total de 387.600 y de AstraZeneca 1.700.500. Por ahora, han recibido pauta completa 1.445.674 personas con Pfizer y 57.584 personas con Moderna. https://flo.uri.sh/visualisation/5011841/embed?auto=1A Flourish bar chart race

Andalucía, la que más vacunas ha recibido

Más de 1.196.000 dosis ya han sido distribuidas a Andalucía, la comunidad autónoma que más dosis de la vacuna de coronavirus ha recibido, de las cuales se han administrado un 83,6 %. Tras ella en número de dosis recibidas se sitúan las comunidades autónomas de Cataluña, con más de 1.000.000 dosis recibidas y el 77,6 % administradas, y la Comunidad de Madrid con más de 893.000 dosis recibidas y el 77,7 % administradas. Les sigue la Comunidad Valenciana que ha recibido 608.650 dosis (73,7 %).

Es importante destacar que la fecha de los datos disponibles sobre las vacunas administradas varían de un día para otro. No todas las comunidades autónomas registran su última vacuna administrada el mismo día.

Comienza la vacunación en España de mayores de 80

El primer grupo de vacunación está compuesto por residentes y personal sanitario y sociosanitario que trabaja en residencias de personas mayores y de atención a grandes dependientes. Tras ellos, se está vacunando al personal de primera línea en el ámbito sanitario. Como anunció el ahora ex ministro de sanidad, Salvador Illa, los próximos en recibir la vacuna serán los mayores de 80 años.

De este modo el Gobierno de España pretende acercarse a los objetivos marcados por la Comisión Europea y vacunar a un elevado porcentaje de personas de riesgo en el mes de marzo.

El pasado jueves 25 de febrer0, la Comunidad de Madrid comenzó a vacunar contra el coronavirus a las personas mayores de 80 años. La vacunación está teniendo lugar en los centros de salud. De este modo se suma a la mayoría de comunidades autónomas, que ya han empezado a administrar las dosis a este grupo de riesgo.

También el jueves comenzó la inoculación de la vacuna, con cita previa, a trabajadores esenciales (profesores, bomberos, policías municipales y personal de protección civil).

Sanidad priorizará la vacunación del personal esencial con dosis de AstraZeneca

El pasado 12 de febrero España recibió las primeras 193.800 dosis de la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford. La vacuna, que solo se administrará a personas con edades comprendidas entre los 18 y los 55 años, recibió la aprobación de la Comisión de Sanidad la pasada semana para que durante el mes de febrero llegen 1,8 millones de dosis a nuestro país.

A pesar de que los siguientes en la lista de vacunación serán los mayores de 80 años, debido a las pocas evidencias existentes de la efectividad de la vacuna desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford en mayores de 65 años, se ha añadido un nuevo grupo que podrá recibir estas dosis. Los trabajadores esenciales, como los miembros de los Cuerpos de Seguridad del Estado, bomberos y profesores, tanto de primaria como de secundaria, serán los siguientes en recibir la vacuna británica.

El impacto de las nuevas variantes de coronavirus

Según los expertos, en el mundo existen miles de variantes del virus SARS-CoV-2. Sin embargo, la mayoría de ellas son muy similares al coronavirus habitual y no suponen ninguna amenaza para la efectividad de las vacunas.

Sin embargo, existen algunas cepas que son más preocupantes. La variante británica originada en Kent, así como la brasileña y la sudafricana poseen una mutación en su proteína spike que facilita el contagio. Por este motivo, se extienden con más rapidez entre la población. No obstante, según la comunidad científica, las vacunas serán efectivas contra estas variantes.

Hace algunas semanas, el Grupo Asesor de Amenazas de Virus Respiratorios Nuevos y Emergentes (NERVTAG, por sus siglas en inglés) descubrió dos nuevas cepas en Reino Unido. Una de ellas, la de Bristol, presentaba una mutación la E484K, que ayuda al virus a evadir la respuesta inmune del cuerpo humano, lo que podría afectar a la efectividad de las vacunas.

Los efectos secundarios de las vacunas contra el coronavirus

Ya son muchos los trabajadores esenciales que han recibido la vacuna de AstraZeneca y no pocos han experimentado ciertas molestias tras la aplicación de la primera dosis. Muchos profesores madrileños han tenido que solicitar la baja, pues han experimentado ciertos síntomas que les impedían ejercer su profesión.

La vacuna de AstraZeneca suele ocasionar más efectos secundarios o reacciones adversas tras la aplicación de la primera dosis. Suelen consistir en molestias en el lugar de la inyeción, cansancio, dolor de cabeza y sensación de fiebre. Normalmente estas molestias desaparecen en un par de días y nunca se alargan más de dos semanas.

Las vacunas de Pfizer y Moderna también ocasionan ciertos síntomas similares a los de la vaucna británica, pero estos son más evidentes tras la aplicación de la segunda dosis“.

Por otro lado, también hay que incidir en que “la pandemia por la Covid-19 también afecta a la corrupción. La excepcionalidad provocada por la expansión del virus, y la necesidad de los gobiernos de flexibilizar y agilizar diversos procesos de compra de suministros públicos dada la urgencia y la situación de necesidad ha generado un escenario propicio para la corrupción y malas prácticas en esta crisis sanitaria, según la organización Transparencia Internacional. Un organismo que advierte a España de que los casos de políticos y altos cargos que incumplen los protocolos de vacunación de la Covid es corrupción.

“Consiste en el abuso del poder para beneficio propio. Puede clasificarse en corrupción a gran escala, menor y política, según la cantidad de fondos perdidos y el sector en el que se produzca”. Así define Transparencia Internacional qué es corrupción. Atendiendo a ello, esta organización global de la sociedad civil que lidera la lucha contra la corrupción desde hace más de 25 años señala que los casos de alcaldes, consejeros de Sanidad… que estos días saltan a la luz pública no son otra cosa más que corrupción.

“Nuestra definición de corrupción implica un abuso de poder para un beneficio privado. En estos casos está claro que si alguien abusa de ese poder para poder decidir sobre las vacunas y es para beneficio privado, es un caso de corrupción claro”, ha expuesto Manuel Villoria, miembro de la junta directiva de Transparencia Internacional España y catedrático de Ciencias Políticas, durante la presentación del Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) 2020.

A juicio de los expertos en España de esta organización, no hay dudas de que los casos de estos alcaldes y consejeros trasladan la “visión de que la clase político hace un abuso de poder para beneficio privado. Es corrupción”.

Transparencia Internacional señala que con el paso de tiempo se podrá tener una mayor visión y certeza del impacto que la pandemia ha supuesto en la corrupción. A día de hoy, en el caso concreto de España, consideran que no ha estado exenta de los problemas que ha generado en este sentido la Covid-19 y ha evidenciado la necesidad de revisar las estructuras de control y rendición de cuentas en situaciones de emergencia, para evitar poner en riesgo las estructuras institucionales y democráticas.

“En todos los países se han incrementado los riesgos de corrupción. La Covid ha implicado compras en situaciones de emergencia, subvenciones y ayudas en emergencia, contrataciones en situaciones de cuasimonopolio de algunos países. No sabemos que se descubrirá, aún no se han descubierto grandes casos de corrupción, pero estamos en una situación temprana”, ha reflexionado Villoria.

España: despilfarro e irregularidades

“En España no ha habido hasta ahora casos de corrupción, pero sí problemas de irregularidades en la contratación, despilfarro, un abuso de la emergencia en lugar de la urgencia y contratos de servicios innecesarios”. Se pone como el ejemplo, el hecho de que no se hiciera uso de los aviones del ejército para transporta material.

“La Covid-19 no es solo una crisis sanitaria y económica: es una crisis de corrupción. Y no la estamos superando”, expone Delia Ferreira, presidenta mundial de Transparencia International. “Hasta donde alcanza la memoria, ningún año ha puesto a prueba a los gobiernos como el que ha pasado, y aquellos que tienen los niveles más altos de corrupción han demostrado menor capacidad para afrontar el reto. Pero incluso los países que ocupan los primeros puestos del índice tienen la obligación urgente de reconocer su papel en perpetuar la corrupción dentro y fuera de sus países”.

No se mejora en lucha contra la corrupción

El Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) 2020 sitúa a España con una puntuación de 62 sobre 100, manteniéndose en el mismo nivel que el año pasado (IPC 2019). No obstante, España empeora en dos puntos su posición en el ranking mundial (32/180).

Según el informe de Transparencia Internacional, esta calificación evidencia que la corrupción en España continúa siendo un problema grave. Es preciso recordar que entre 2012 y 2018, la calificación de España cayó 7 puntos. Con la mejora del año 2019 y el mantenimiento de la puntuación de 2020, España sigue por debajo de la puntuación que tenía hace 8 años, si bien la diferencia es mucho menor: seguimos con 3 puntos menos que los que logró en 2012, cuando su puntuación fue de 65″.

En tercer lugar, se ha de señalar que “el desarrollo de vacunas es un proceso complejo y lento que, por lo general, suele durar unos 10 años. Con la estrategia de vacunas, la Comisión apoya los esfuerzos por acelerar el desarrollo y la disponibilidad de vacunas seguras y eficaces en un plazo de entre 12 y 18 meses, si no antes. Al mismo tiempo, se respetarán en todo momento procedimientos de autorización y normas de seguridad estrictos y sólidos. Esto exige que los ensayos clínicos se realicen paralelamente a la inversión en la capacidad de producción para poder fabricar millones o incluso miles de millones de dosis de una vacuna eficaz.

Europa necesita una amplia cartera de vacunas experimentales, basadas en enfoques tecnológicos diferentes, a fin de maximizar las posibilidades de desarrollar, fabricar y desplegar una vacuna rápidamente para todos los europeos.

En el marco de su estrategia de vacunas, la Comisión ha forjado acuerdos con productores individuales de vacunas en nombre de los países de la UE. Una vez disponibles, seguras y eficaces, y autorizadas a nivel de la UE, todos los Estados miembros tendrán acceso a las vacunas contra la COVID-19 al mismo tiempo, y la distribución se realizará per cápita para garantizar un acceso equitativo.

La Comisión establecerá un marco común de comunicación y una plataforma para hacer un seguimiento de la eficacia de las estrategias nacionales de vacunación. En la segunda quincena de diciembre de 2020, con el fin de compartir las mejores prácticas, se presentarán las conclusiones de la primera revisión de los planes nacionales de vacunación.

Los acuerdos se financian con el Instrumento de Asistencia Urgente. La Comisión ha decidido respaldar estas vacunas basándose en una sólida evaluación científica, en la tecnología utilizada y en su capacidad de producción en Europa para abastecer a toda la Unión.

Hasta la fecha, se ha autorizado el uso en la UE de tres vacunas seguras y eficaces contra la COVID-19, a raíz de las recomendaciones científicas positivas de la Agencia Europea de Medicamentos:

BioNTech-Pfizer

El 21 de diciembre de 2020, la Comisión Europea concedió una autorización condicional de comercialización a la vacuna contra la COVID-19 desarrollada por BioNTech y Pfizer, que pasa así a ser la primera vacuna contra la COVID-19 autorizada en la UE. Esta autorización, que está respaldada por los Estados miembros, responde a la recomendación científica positiva de la Agencia Europea de Medicamentos, basada en una rigurosa evaluación de la seguridad, eficacia y calidad de la vacuna.

El 11 de noviembre de 2020, la Comisión Europea aprobó el contrato con la empresa farmacéutica BioNTech-Pfizer, que prevé la compra inicial de 200 millones de dosis en nombre de todos los Estados miembros de la UE, además de la opción de adquirir hasta 100 millones de dosis adicionales, que se suministrarán una vez que se haya demostrado que la vacuna es segura y eficaz contra la COVID-19. El 15 de diciembre de 2020, la Comisión decidió comprar estos 100 millones de dosis adicionales. Además, el 8 de enero de 2021, la Comisión propuso a los Estados miembros adquirir 200 millones de dosis adicionales de la vacuna de BioNTech-Pfizer, con la opción de adquirir otros 100 millones de dosis. Los Estados miembros pueden decidir donar la vacuna a países de renta baja y media o redirigirla a otros países europeos.

El 10 de marzo de 2021, la Comisión Europea alcanzó un acuerdo con BioNTech-Pfizer para el suministro de 4 millones de dosis adicionales de vacunas contra la COVID-19 a los Estados miembros, a fin de hacer frente a los puntos críticos de coronavirus y de facilitar la libre circulación a través de las fronteras. Estas dosis se añaden al calendario de entregas actual acordado entre los Estados miembros y BioNTech-Pfizer.

Moderna

El 6 de enero de 2021, la Comisión Europea concedió una autorización condicional de comercialización a la vacuna contra la COVID-19 desarrollada por Moderna, que se convierte así en la segunda vacuna contra la COVID-19 cuyo uso se autoriza en la UE. Esta autorización, que está respaldada por los Estados miembros, responde a la recomendación científica positiva de la Agencia Europea de Medicamentos, basada en una rigurosa evaluación de la seguridad, eficacia y calidad de la vacuna.

El 25 de noviembre de 2020, la Comisión Europea aprobó un contrato con Moderna para adquirir una posible vacuna contra la COVID-19. El contrato prevé la compra inicial de 80 millones de dosis en nombre de todos los Estados miembros de la Unión, además de la opción de solicitar hasta 80 millones de dosis adicionales, que se suministrarán una vez que la vacuna haya demostrado ser segura y eficaz contra la COVID-19. El 15 de diciembre de 2020, la Comisión decidió comprar 80 millones de dosis adicionales.

El 17 de febrero, la Comisión aprobó un segundo contrato con Moderna, que prevé una compra adicional de 300 millones de dosis (150 millones en 2021 y una opción de compra adicional de 150 millones en 2022) en nombre de todos los Estados miembros de la UE.

El contrato ofrecería a todos los Estados miembros de la UE la posibilidad de adquirir la vacuna, así como de hacer donaciones a países con rentas medias y bajas o redirigirla hacia países europeos.

AstraZeneca

El 29 de enero de 2021, la Comisión Europea concedió una autorización condicional de comercialización a la vacuna contra la COVID-19 desarrollada por AstraZeneca, que se convierte así en la tercera vacuna contra la COVID-19 cuyo uso se autoriza en la UE. Esta autorización, que está respaldada por los Estados miembros, responde a la recomendación científica positiva de la Agencia Europea de Medicamentos, basada en una rigurosa evaluación de la seguridad, eficacia y calidad de la vacuna. Con el beneplácito de AstraZeneca, el acuerdo de adquisición anticipada expurgado está disponible aquí.

El 14 de agosto, la Comisión Europea llegó a un primer acuerdo con la empresa farmacéutica AstraZeneca para adquirir una posible vacuna contra el coronavirus y para donar o transferir vacunas a otros países europeos y a otros países de renta media o baja. El 27 de agosto, tras la firma formal entre AstraZeneca y la Comisión, entró en vigor el primer contrato que la Comisión, en nombre de los Estados miembros de la UE, ha negociado con una empresa farmacéutica.

Se han celebrado tres contratos que permitirán la adquisición de una vacuna, cuando se haya demostrado que es segura y eficaz:

Sanofi-GSK

El 18 de septiembre, entró en vigor un segundo contrato entre Sanofi-GSK y la Comisión Europea. En el momento en que la vacuna de Sanofi-GSK haya demostrado ser segura y eficaz contra la COVID-19, el contrato permitirá a todos los Estados miembros de la UE adquirir hasta 300 millones de dosis. Además, los Estados miembros podrán donar parte de sus dosis reservadas a países de renta baja y media. El contrato fue precedido de conversaciones exploratorias entre Sanofi-GSK y la Comisión.

Las empresas iniciaron un estudio de fase I/II en septiembre, al que seguirá un estudio de fase III a finales de 2020. En caso de éxito, y a reserva de consideraciones reglamentarias, las empresas pretenden disponer de la vacuna el segundo semestre de 2021.

Sanofi y GSK también se esforzarán por proporcionar una parte significativa de su suministro de vacunas a través de una colaboración con el Mecanismo de Acceso Mundial a las Vacunas contra la COVID-19 (COVAX), el pilar de vacunas del Acelerador del acceso a las herramientas contra la COVID-19 para los países de renta baja y media, a su debido tiempo. Con el beneplácito de Sanofi-GSK, el acuerdo de adquisición anticipada expurgado está disponible aquí.

Johnson & Johnson

El 7 de octubre, la Comisión Europea aprobó un tercer contrato con la empresa farmacéutica Janssen Pharmaceutica NV (una de las compañías farmacéuticas Janssen del grupo Johnson & Johnson). Una vez que la vacuna haya demostrado ser segura y eficaz contra la COVID-19, el contrato permitirá a los Estados miembros adquirir vacunas para 200 millones de personas, y, además, tendrán la posibilidad de adquirir vacunas para otros 200 millones de personas más. La vacuna experimental ya se encuentra en la fase III de los ensayos clínicos. Los Estados miembros también pueden decidir donar la vacuna a países de renta baja y media o redirigirla a otros países europeos.

CureVac

El 19 de noviembre, la Comisión Europea aprobó un quinto contrato con la empresa farmacéutica europea CureVac. El contrato prevé la compra inicial de 225 millones de dosis en nombre de todos los Estados miembros de la UE, además de la opción de solicitar hasta 180 millones de dosis adicionales, que se suministrarán una vez que se haya demostrado que la vacuna es segura y eficaz contra la COVID-19. Los Estados miembros también pueden decidir donar la vacuna a países de renta baja y media o redirigirla a otros países europeos. El 6 de julio, CureVac (una empresa europea con sede en Alemania) firmó un contrato de préstamo de 75 millones de euros con el Banco Europeo de Inversiones para el desarrollo y la producción a gran escala de vacunas, incluida la vacuna experimental de CureVac contra la COVID-19. Con el beneplácito de CureVac, el acuerdo de adquisición anticipada expurgado está disponible aquí.

Conversaciones exploratorias

Novavax

El 17 de diciembre de 2020, la Comisión concluyó conversaciones exploratorias con la empresa farmacéutica Novavax con vistas a adquirir su posible vacuna contra la COVID-19. La vacuna de Novavax, un producto de subunidad proteica, ya se encuentra en la fase III de los ensayos clínicos. El contrato previsto ofrecería la posibilidad de que todos los Estados miembros de la UE compraran inicialmente 100 millones de dosis, con la posibilidad de adquirir posteriormente hasta 100 millones de dosis más.

Valneva

El 12 de enero de 2021, la Comisión concluyó conversaciones exploratorias con la empresa farmacéutica Valneva con vistas a adquirir su posible vacuna contra la COVID-19. El contrato previsto con Valneva ofrecería la posibilidad de que todos los Estados miembros de la UE compraran 30 millones de dosis, y pudieran adquirir hasta 30 millones de dosis adicionales.

La Comisión, con el apoyo de los Estados miembros de la UE, ha decidido respaldar estas vacunas basándose en sólidas evaluaciones científicas, en las tecnologías utilizadas, en la experiencia de las empresas en el desarrollo de vacunas y en sus capacidades de producción para abastecer a todos los Estados miembros de la UE.

Las conversaciones exploratorias pretenden desembocar en un compromiso anticipado de mercado financiado por el Instrumento de Asistencia Urgente, que cuenta con fondos para crear una cartera de posibles vacunas producidas por diferentes empresas. Las empresas con una vacuna experimental prometedora que ya esté en fase de ensayos clínicos o a punto de iniciarlo pueden ponerse en contacto con la Comisión en la dirección EC-VACCINES@ec.europa.eu“.

En este último aspecto, también cabe señalar que se han dado algunos casos de rechazo de algunas de las vacunas disponibles desde el inicio de este 2021. Y es que cabe destacar que estamos ante un nuevo virus nunca antes visto, con una rapidez de propagación y de contagio tampoco vista antes, y, por tanto, las vacunas, al ser las primeras, lo normal es que causen problemas, sobre todo en cuanto a su producción, por el mero hecho de la patente de la vacuna por la empresa correspondiente. Y ello sin contar con la rapidez con que se ha encontrado vacuna, saltándose varios pasos en la producción de vacunas (lo que suele ser más normal para garantizar la plena efectividad y hacer frente a los contraefectos), que es lo que se ha hecho en la actualidad. Y ello sin contar con el hecho de que, en la producción de toda vacuna o medicamento, también influyen los artículos científicos y clínicos que se escriban tras varios ensayos con las vacunas, lo que ayuda también a combatir pandemias como la actual.

Por tanto, no queramos ir tan rápido, y ayudemos los ciudadanos a evitar la mayor propagación del virus y la aparición de nuevas cepas utilizando medios de prevención de contagios, como el uso de mascarillas (con cabeza, no basta con comprar un par de mascarillas, pues éstas, al reutilizarse, pierden eficacia, por lo que se pide a los ciudadanos una mayor concienciación en torno a la pandemia, destacando, además, que la vacuna no garantiza la inmunidad total).

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s