COVID-19, Derecho, Derecho Sanitario, Derechos fundamentales, libertades públicas y su protección, Pandemias, Vacunación

¿Existe la inmunidad de grupo en España? ¿Por qué se está gestionando tan mal el tema de las vacunas?

En primer lugar, es necesario señalar que “la inmunidad de rebaño, también llamada inmunidad de grupo o inmunidad colectiva, es un fenómeno bioestadístico que se observa cuando, en un grupo de población, un elevado número de personas es inmune a un tipo concreto de patógeno, ya sea porque ha desarrollado inmunidad de manera natural o porque se ha vacunado contra la enfermedad. Estas personas, que no pueden enfermar, actuarían indirectamente como una protección hacia la población sana que no está inmunizada. Al haber un gran número de inmunes, los contagios se reducirían considerablemente y la probabilidad de contraer la enfermedad desciende.Cómo se desarrolla la inmunidad

La inmunidad de rebaño o «herd immunity», por sus términos en inglés, es indispensable para la supervivencia del grupo. No obstante, la inmunidad que se desarrolla de manera natural cuando el organismo humano entra en contacto con algún patógeno no es siempre efectiva. La virulencia y mortalidad de muchas de estas enfermedades no permiten crear de forma segura una inmunidad colectiva. Es por esto por lo que las vacunas tienen tanta importancia para proteger a la población de posibles contagios.

Una de las primeras opciones de Reino Unido ante la pandemia de coronavirus fue implementar la inmunidad colectiva entre la población. Es decir, para que la economía no se viera tan afectada como en otros países en los que se tomaron estrictas medidas para evitar los contactos sociales, el país británico quería combatir el virus dejando que la población se infectase de manera natural y que esta, pasado un tiempo, gracias a los anticuerpos adquiridos, protegiera a las personas de su entorno que todavía no habían estado expuestas al virus.https://5fe4e4eb6cf3e7838b2ed01f1f5fed9c.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-37/html/container.html?n=0

La idea era permitir a la población sana y con un mínimo riesgo de muerte frente al coronavirus hacer una vida completamente normal y diseñar políticas de protección para la población con un mayor índice de riesgo. No obstante, no se puede saber con certeza cuántas son las personas que se verán afectadas por el virus. El SARS-Cov-2 es un patógeno prácticamente nuevo del que aún se desconocen muchos datos. Buscar la inmunidad de rebaño natural, cuando ni siquiera se conoce con exactitud la permanencia de anticuerpos en el organismo humano, es muy arriesgado”.

En segundo lugar, se ha de señalar que, “dado el actual ritmo de vacunación, cabe preguntarse si la inmunidad grupal se podría llegar a alcanzar antes por la transmisión comunitaria del virus que por la protección de la vacuna. La inmunóloga, experta en vacunas y profesora de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), Carmen Álvarez-Domínguez, rechaza esta idea. Señala que “eso no suele ocurrir” porque “no todos los contagiados desarrollan buena inmunidad“, y pone como ejemplo los asintomáticos o los pacientes que desarrollan un cuadro grave de covid desembocado en la conocida como ‘tormenta de citoquinas‘.  Y, sobre todo, porque “la inmunidad desarrollada por las vacunas es más fuerte y mejor que la de la gente infectada“.

“La inmunidad grupal no se alcanzará este verano y esperar a la inmunidad natural es una barbaridad porque supondría mantener el ritmo de muertes actual, con entre 400 y 500 diarias, que es realmente intolerable”, añade el catedrático de Medicina Preventiva de la Universidad de Navarra, Miguel Ángel Martínez González.

La investigadora Álvarez-Domínguez señala “finales de 2021” como fecha en la que podríamos alcanzar la ansiada inmunidad de grupo “si, para entonces, logramos que al menos el 60% de la población europea esté vacunada”. Sin embargo, agrega, “dependemos totalmente de las farmacéuticas, que no están cumpliendo ni plazos ni cantidades”, afirma en una conversación previa al anuncio de BionTech de suministrar a Unión Europea 75 millones de dosis de su vacuna en el segundo trimestre de este año tras optimizar sus procesos de producción.

“Cuando tengamos a la mayoría de la población vulnerable inmunizada empezaremos a ver que las incidencias altas tienen un impacto mucho menor”

Álvarez-Domínguez cuenta también con que de aquí al verano estén disponibles al menos seis vacunas (Moderna, Pfizer/BionTech, AstraZeneca, Janssen, CureVac y Novavax), “si no, entraremos por desgracia en 2022, que es la fecha a la que al principio, con cautela, apuntábamos los científicos” como momento para llegar a la inmunidad grupal.

En la misma línea se pronuncia su colega Martínez González, que ve “muy difícil” que con el actual ritmo de vacunación de España se consiga la inmunidad grupal en verano, y apunta más “hacia principios de 2022“, siempre teniendo en cuenta que “a medida que se desciende en los grupos de prioridad, se complica la logística”.

“Utopía” todavía difícil de imaginar

Sobre la inmunidad de grupo, el epidemiólogo Pedro Gullón añade que considera “utópico” pensar que cuando “alcancemos el 70% de vacunados ya no va a haber más infectados” porque eso es “complicado” de saber, pues “las personas que ya se infectaron pueden reinfectarse”, o incluso las ya vacunadas pueden llegar a necesitar un recordatorio porque la proteína haya mutado demasiado. En su opinión, “es mejor pensar en términos cortos: cada vez que tengamos más población inmunizada será positivo porque tendremos menos hospitalizados y menos fallecidos. Incluso en el momento en el que tengamos a la mayoría de la población vulnerable inmunizada empezaremos a ver que las incidencias altas tienen un impacto mucho menor en la presión hospitalaria, pues la personas con más probabilidades de tener un desenlace fatal estarán más protegidas”.

Gullón, miembro de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE), prefiere mostrarse “cauto” puesto que “ninguna enfermedad en la historia ha conseguido tener una inmunidad de grupo por sí solo, y las vacunas y la inmunidad de grupo que han generado ha sido tras mucho tiempo”. 

La ventaja de las vacunas no solo radica la inmunidad de grupo sino también en una protección que, aunque sea parcial, se notará en las hospitalizaciones y muertes

“La ventaja de las vacunas no solo radica en eso (la inmunidad de grupo) sino también en esta protección aunque sea parcial, en la que podemos tener una mezcla de inmunidad conseguida a través de la enfermedad, de las vacunas, medidas que se sigan tomando, porque vamos a tener que seguir un tiempo con las medidas, y a través de ello se puede llegar a una transmisión muy baja”, continúa el autor de Epidemiocracia (Capitán Swing). 

Gullón se muestra “muy escéptico” con las estrategias de eliminación del virus “porque casi ningún país lo ha conseguido, salvo Nueva Zelanda, que nunca tuvo transmisión comunitaria real. Para ello los países tendrían que cerrarse totalmente y no sé si algún país europeo está dispuesto a aceptar medidas de ese tipo” y es partidario de “seguir con el calendario previsto y los grupos prioritarios”, al tiempo que “a largo plazo” apuesta por “repensar el modelo de producción farmacéutica para situaciones de crisis”.

Y tras la inmunidad grupal, ¿qué?

La inmunóloga Carmen Álvarez-Domínguez recalca que “vacunar no significa que el virus se vaya. La vacuna no es un medicamento que mata al virus, sino que previene la infección, la transmisión y la gravedad de la enfermedad que causa. Lo mejor es que el virus sea el mínimo y por ello tenemos que seguir con las mismas medidas“, asegura. 

La experta, que anota que esto es una batalla “entre organismos vivos”, no contempla que nos quitemos la mascarilla “hasta que el virus no infecte nada, hasta que desaparezca“. 

La también investigadora en nanovacunas en el Hospital Marqués de Valdecilla recuerda que “ningún virus se queda eternamente (la gripe es estacional)” y de momento pide “paciencia” para seguir luchando contra el SARS-CoV-2 mientras comprobamos “si desaparece como hicieron sus ‘primos’ el SARS y MERS” o si se convierte en un virus “estacional” como lo son otros coronavirus menos graves que causan catarros comunes”.

A consecuencia de todo esto, y teniendo en cuenta la definición de inmunidad de grupo que se ha dado al principio del artículo, se puede ver que en España la gestión está siendo bastante pésima.

Además, en tercer lugar, y teniendo en cuenta el don del artículo, se ha de señalar que, en relación con éste, la Comisión Europea estableció a finales de 2020 que “el desarrollo de vacunas es un proceso complejo y lento que, por lo general, suele durar unos 10 años. Con la estrategia de vacunas, la Comisión apoya los esfuerzos por acelerar el desarrollo y la disponibilidad de vacunas seguras y eficaces en un plazo de entre 12 y 18 meses, si no antes. Al mismo tiempo, se respetarán en todo momento procedimientos de autorización y normas de seguridad estrictos y sólidos. Esto exige que los ensayos clínicos se realicen paralelamente a la inversión en la capacidad de producción para poder fabricar millones o incluso miles de millones de dosis de una vacuna eficaz.

Europa necesita una amplia cartera de vacunas experimentales, basadas en enfoques tecnológicos diferentes, a fin de maximizar las posibilidades de desarrollar, fabricar y desplegar una vacuna rápidamente para todos los europeos.

En el marco de su estrategia de vacunas, la Comisión ha forjado acuerdos con productores individuales de vacunas en nombre de los países de la UE. Una vez disponibles, seguras y eficaces, y autorizadas a nivel de la UE, todos los Estados miembros tendrán acceso a las vacunas contra la COVID-19 al mismo tiempo, y la distribución se realizará per cápita para garantizar un acceso equitativo.

La Comisión establecerá un marco común de comunicación y una plataforma para hacer un seguimiento de la eficacia de las estrategias nacionales de vacunación. En la segunda quincena de diciembre de 2020, con el fin de compartir las mejores prácticas, se presentarán las conclusiones de la primera revisión de los planes nacionales de vacunación.

Los acuerdos se financian con el Instrumento de Asistencia Urgente. La Comisión ha decidido respaldar estas vacunas basándose en una sólida evaluación científica, en la tecnología utilizada y en su capacidad de producción en Europa para abastecer a toda la Unión.

Hasta la fecha, se ha autorizado el uso en la UE de tres vacunas seguras y eficaces contra la COVID-19, a raíz de las recomendaciones científicas positivas de la Agencia Europea de Medicamentos:

BioNTech-Pfizer

El 21 de diciembre de 2020, la Comisión Europea concedió una autorización condicional de comercialización a la vacuna contra la COVID-19 desarrollada por BioNTech y Pfizer, que pasa así a ser la primera vacuna contra la COVID-19 autorizada en la UE. Esta autorización, que está respaldada por los Estados miembros, responde a la recomendación científica positiva de la Agencia Europea de Medicamentos, basada en una rigurosa evaluación de la seguridad, eficacia y calidad de la vacuna.

El 11 de noviembre de 2020, la Comisión Europea aprobó el contrato con la empresa farmacéutica BioNTech-Pfizer, que prevé la compra inicial de 200 millones de dosis en nombre de todos los Estados miembros de la UE, además de la opción de adquirir hasta 100 millones de dosis adicionales, que se suministrarán una vez que se haya demostrado que la vacuna es segura y eficaz contra la COVID-19. El 15 de diciembre de 2020, la Comisión decidió comprar estos 100 millones de dosis adicionales. Además, el 8 de enero de 2021, la Comisión propuso a los Estados miembros adquirir 200 millones de dosis adicionales de la vacuna de BioNTech-Pfizer, con la opción de adquirir otros 100 millones de dosis. Los Estados miembros pueden decidir donar la vacuna a países de renta baja y media o redirigirla a otros países europeos.

Moderna

El 6 de enero de 2021, la Comisión Europea concedió una autorización condicional de comercialización a la vacuna contra la COVID-19 desarrollada por Moderna, que se convierte así en la segunda vacuna contra la COVID-19 cuyo uso se autoriza en la UE. Esta autorización, que está respaldada por los Estados miembros, responde a la recomendación científica positiva de la Agencia Europea de Medicamentos, basada en una rigurosa evaluación de la seguridad, eficacia y calidad de la vacuna.

El 25 de noviembre de 2020, la Comisión Europea aprobó un contrato con Moderna para adquirir una posible vacuna contra la COVID-19. El contrato prevé la compra inicial de 80 millones de dosis en nombre de todos los Estados miembros de la Unión, además de la opción de solicitar hasta 80 millones de dosis adicionales, que se suministrarán una vez que la vacuna haya demostrado ser segura y eficaz contra la COVID-19. El 15 de diciembre de 2020, la Comisión decidió comprar 80 millones de dosis adicionales.

El 17 de febrero, la Comisión aprobó un segundo contrato con Moderna, que prevé una compra adicional de 300 millones de dosis (150 millones en 2021 y una opción de compra adicional de 150 millones en 2022) en nombre de todos los Estados miembros de la UE.

El contrato ofrecería a todos los Estados miembros de la UE la posibilidad de adquirir la vacuna, así como de hacer donaciones a países con rentas medias y bajas o redirigirla hacia países europeos.

AstraZeneca

El 29 de enero de 2021, la Comisión Europea concedió una autorización condicional de comercialización a la vacuna contra la COVID-19 desarrollada por AstraZeneca, que se convierte así en la tercera vacuna contra la COVID-19 cuyo uso se autoriza en la UE. Esta autorización, que está respaldada por los Estados miembros, responde a la recomendación científica positiva de la Agencia Europea de Medicamentos, basada en una rigurosa evaluación de la seguridad, eficacia y calidad de la vacuna. Con el beneplácito de AstraZeneca, el acuerdo de adquisición anticipada expurgado está disponible aquí.

El 14 de agosto, la Comisión Europea llegó a un primer acuerdo con la empresa farmacéutica AstraZeneca para adquirir una posible vacuna contra el coronavirus y para donar o transferir vacunas a otros países europeos y a otros países de renta media o baja. El 27 de agosto, tras la firma formal entre AstraZeneca y la Comisión, entró en vigor el primer contrato que la Comisión, en nombre de los Estados miembros de la UE, ha negociado con una empresa farmacéutica.

Se han celebrado tres contratos que permitirán la adquisición de una vacuna, cuando se haya demostrado que es segura y eficaz:

Sanofi-GSK

El 18 de septiembre, entró en vigor un segundo contrato entre Sanofi-GSK y la Comisión Europea. En el momento en que la vacuna de Sanofi-GSK haya demostrado ser segura y eficaz contra la COVID-19, el contrato permitirá a todos los Estados miembros de la UE adquirir hasta 300 millones de dosis. Además, los Estados miembros podrán donar parte de sus dosis reservadas a países de renta baja y media. El contrato fue precedido de conversaciones exploratorias entre Sanofi-GSK y la Comisión.

Las empresas iniciaron un estudio de fase I/II en septiembre, al que seguirá un estudio de fase III a finales de 2020. En caso de éxito, y a reserva de consideraciones reglamentarias, las empresas pretenden disponer de la vacuna el segundo semestre de 2021.

Sanofi y GSK también se esforzarán por proporcionar una parte significativa de su suministro de vacunas a través de una colaboración con el Mecanismo de Acceso Mundial a las Vacunas contra la COVID-19 (COVAX), el pilar de vacunas del Acelerador del acceso a las herramientas contra la COVID-19 para los países de renta baja y media, a su debido tiempo. Con el beneplácito de Sanofi-GSK, el acuerdo de adquisición anticipada expurgado está disponible aquí.

Johnson & Johnson

El 7 de octubre, la Comisión Europea aprobó un tercer contrato con la empresa farmacéutica Janssen Pharmaceutica NV (una de las compañías farmacéuticas Janssen del grupo Johnson & Johnson). Una vez que la vacuna haya demostrado ser segura y eficaz contra la COVID-19, el contrato permitirá a los Estados miembros adquirir vacunas para 200 millones de personas, y, además, tendrán la posibilidad de adquirir vacunas para otros 200 millones de personas más. La vacuna experimental ya se encuentra en la fase III de los ensayos clínicos. Los Estados miembros también pueden decidir donar la vacuna a países de renta baja y media o redirigirla a otros países europeos.

CureVac

El 19 de noviembre, la Comisión Europea aprobó un quinto contrato con la empresa farmacéutica europea CureVac. El contrato prevé la compra inicial de 225 millones de dosis en nombre de todos los Estados miembros de la UE, además de la opción de solicitar hasta 180 millones de dosis adicionales, que se suministrarán una vez que se haya demostrado que la vacuna es segura y eficaz contra la COVID-19. Los Estados miembros también pueden decidir donar la vacuna a países de renta baja y media o redirigirla a otros países europeos. El 6 de julio, CureVac (una empresa europea con sede en Alemania) firmó un contrato de préstamo de 75 millones de euros con el Banco Europeo de Inversiones para el desarrollo y la producción a gran escala de vacunas, incluida la vacuna experimental de CureVac contra la COVID-19″.

En segundo lugar, y en cuanto a la inmunidad de grupo en España, se ha de decir que “la inmunidad de grupo es la única arma capaz de detener la pandemia de coronavirus y lo único que nos hará salir de esta espiral de confinamientos y desconfinamientos en la que llevamos meses inmersos. Los últimos anuncios realizados por laboratorios como Moderna o Pfizer sobre efectividad de la vacuna contra el coronavirus han traído cierta esperanza a una sociedad cada vez más cansada de la situación. Sin embargo, que haya vacunas el próximo año, e incluso que estas puedan ser suministradas inmediatamente y la escala deseada, no implica salir inmediatamente de esta situación.

El presidente de la Sociedad Española de Inmunología (SEI), Marcos López Hoyos, lo afirma con claridad a Redacción Médica: “No habrá inmunidad de grupo en 2021, con o sin vacuna“. “Para que haya inmunidad de grupo debe estar inmunizado entre el 60 y el 70 por ciento de la población. El año que viene no se va a poder lograr”, explica. 

El especialista subraya que es necesario que la “gente tenga claro quehasta 2022 vamos a seguir con mascarilla. No solo eso, seguiremos teniendo que mantener medidas de distancia social, limitación de aforos… Hay que entender que no vale solo con tener la vacuna, hay que tener las suficientes dosis para todos”. 

El medicamento clave contra el Covid-19

López Hoyos explica que la mejor vacuna contra el coronavirus son las medidas de seguridad y distanciamiento social. En cuanto al tratamiento, apunta que la clave va a estar en el sistema inmunitario: “La inmunidad es la que nos va a sacar de esto, que la gente lo tenga claro. Bien a través de las vacunas, bien a través de los contagios. En cuestión de tratamientos para el Covid-19, los relacionados con la respuesta inmunitaria serán los más efectivos. Lo hemos visto en el caso de Donald Trump, tratado con anticuerpos monoclonales“.

Por otra parte, el presidente de la SEI se muestra esperanzado con los datos que van apareciendo sobre la inmunidad adquirida tras haber pasado la enfermedad del coronavirus. “A día de hoy hay evidencias de quelos anticuerpos que van dirigidos a la proteína S2 y la RBD duran hasta 7 meses. En otros estudios de prevalencia la inmunidad cae antes, pero porque miden el anticuerpo ante la proteína N (nucleocápside), un anticuerpo que dura menos y no protege”, aclara.

La vacuna contra la gripe ayuda frente al coronavirus

El inmunólogo también considera muy importante reforzar la necesidad de que se vacunen de gripe los grupos vulnerables y los sanitarios a raíz de las últimas evidencias conocidas. Una nueva investigación refleja que la vacuna tetravalente puede inducir respuestas de inmunidad entrenada contra el SARS-CoV-2, lo que significa que proporcionaría una protección frente al coronavirus.

“En el estudio in vitro han visto que las células expuestas a esta vacuna tienen cambios epigenéticos, estas células están mejor entrenadas para enfrentarse al Covid-19. Esa primera parte de la inmunidad es la conocida como inmunidad innata, son la primera fuerza de choque, el primer muro. Pero además, aparte de la parte in vitro, este grupo de investigadores holandeses ha demostrado que, en 10.000 sanitarios, esta vacuna reduce la infección por Covid un 39 por ciento“.

Escasez de contagios por Covid en los colegios 

Una de las sorpresas positivas de esta pandemia es la poca cantidad de contagios registrados en los colegios. López Hoyos afirma que los inmunólogos también se han sorprendido ante esta situación y resume las razones de la siguiente manera: “Lo que han demostrado los niños es que son más disciplinados que los adultos. Los profesores lo están haciendo muy bien. Nos estamos infectando en nuestra vida social, no en los colegios, ni en el ámbito de trabajo””.

En segundo lugar, en cuanto a lo que se entiende por inmunidad de rebaño, cabe señalar que “

La inmunidad de rebaño, también llamada ‘inmunidad de grupo’, consiste en dejar que una determina población se infecte o conseguir vacunarla para actuar como barrera contra la expansión de un virus. El concepto clave es el denominado número R (número reproductivo básico), que indica cuán infecciosa es una enfermedad. De este modo, mientras que esta cifra sea superior a 1, la patología seguirá expandiéndose de forma exponencial, pero en el momento en el que baje de este nivel (0,999), empezará a extinguirse de forma progresiva.

La inmunidad de grupo implica dejar que una determina población se infecte y que, de esta manera, actúen como barrera contra la expansión de un virus.

La opción de dejar infectar libremente a la población cobró fuerza con la denominada Declaración de Great Barrington, firmada por tres epidemiólogos de las universidades de Harvard, Oxford y Stanford: Martin Kulldorff, Sunetra Gupta y Jay Bhattacharya. Su planteamiento era más o menos el siguiente: permitir aquellos que se encuentran bajo un mínimo de riesgo de muerte vivir sin restricciones y diseñar políticas de protección para la población con un mayor índice de riesgo. En otras palabras, establecer distintos criterios de protección en función del riesgo de grupos de población. Muchos trataron la idea como una locura sin sentido pero, ¿realmente era un plan tan descabellado?

Sus impulsores plantean lo siguiente: permitir aquellos que se encuentran bajo un mínimo de riesgo de muerte vivir sin restricciones

“Es una estrategia poco ética, puesto que es difícil predecir cuánta población va a desarrollar la forma más grave de la enfermedad” explica María Esperanza Gómez-Lucía, del departamento de Sanidad Animal de la Universidad Complutense de Madrid. “Por otra parte, desconocemos mucho sobre la inmunidad que se desarrolla tras esta infección: su duración o si neutraliza o bloquea totalmente la infección. Además, sería más difícil impedir que la población de mínimo riesgo (que asumimos que son los jóvenes sanos) contacte con la población más vulnerable (predeciblemente los mayores de 60 años o con algún tipo de comorbilidad) que implementar otro tipo de medidas”, concluye.

Con otras enfermedades, la protección de la población normalmente se busca a través de la vacunación. Por eso, ahora que se ha conseguido desarrollar la vacuna contra el COVID-19, las esperanzas están puestas en conseguir esta inmunidad de grupo para frenar la pandemia.

La inmunidad de rebaño se da cuando hay suficientes individuos protegidos inmunológicamente como para que el virus no avance.

“La inmunidad de rebaño, también llamada colectiva o de grupo, se da cuando hay suficientes individuos protegidos inmunológicamente como para que el virus no avance. La teoría -explica Gómez-Lucía- es que cuando una persona infectada expele virus, estos no pueden infectar a los individuos inmunes y, por lo tanto, acaba por desaparecer antes de alcanzar a individuos susceptibles”.

Cuándo puede ser efectiva la inmunidad de rebaño

Para ser eficaz, indican los científicos, son necesarias tres condiciones: que exista un único hospedador (en este caso los seres humanos); que la infección se transmita de persona a persona, y que la transmisión induzca a una inmunidad sólida. Y este último punto es precisamente uno de los puntos débiles del coronavirus SARS-CoV-2, pues todavía no existen suficientes datos epidemiológicos que nos permitan asegurar el grado de inmunidad adquirido tras una infección. Incluso se han documentado casos de reinfecciones.

“Creo que es un error actual equiparar ‘inmunidad de rebaño’ a la inmunidad alcanzada cuando un número elevado de personas adquieren la infección de forma natural, puesto que lo habitual es que se adquiera mediante la vacunación”, aclara Gómez-Lucía, quien argumenta que el umbral de la inmunidad de rebaño depende de la contagiosidad del virus.

Según explica la experta, para un virus poco contagioso, el umbral de inmunidad necesaria para proteger a la población podría ser solo del 30%. “En ese caso, si un 30% de la población es inmune, el virus va a tener muy difícil el trasmitirse. Sin embargo, en el caso de un virus muy contagioso, como el del sarampión, el umbral es muy alto, alrededor del 95% (de ahí lo importante de alcanzar una cobertura alta de vacunación frente al sarampión).” En el caso de SARS-CoV-2, afirma, se ha estimado que la inmunidad de rebaño corresponde a un 70-75%, aunque quizá todavía no hay suficientes datos como para garantizar este valor“”.

En tercer lugar, y continuando con esta definición de inmunidad de rebaño, cabe destacar que “el umbral de inmunidad de rebaño depende del número de reproducción básica (R0) y se define como 1 – 1/R0. Mientras más contagioso sea un patógeno, mayor será su R0 y mayor la proporción de la población que deberá ser inmune para poder bloquear la transmisión en forma sostenida. El umbral de inmunidad de rebaño puede variar entre diferentes poblaciones ya que el R0 dependerá de diversos factores, como la densidad y la estructura de una población. 

En el caso del SARS-CoV-2, diversos estudios han estimado un R0 entre 2 y 6. Asumiendo un R0 estimado de 3, el umbral de inmunidad de grupo sería de 67%. Esto significa que la incidencia de la infección comenzaría a disminuir cuando la proporción de personas con inmunidad adquirida a SARS-CoV-2 excede a 0,67. Este modelo se basa en supuestos que son poco probables que se cumplan en la realidad, como una mezcla homogénea de la población y una inmunidad uniforme en personas recuperadas en todos los grupos demográficos. Sin embargo, este modelo básico brinda una idea aproximada de la cantidad de personas que tendrían que infectarse para lograr la inmunidad de grupo en ausencia de una vacuna en base a un umbral aproximado de inmunidad de rebaño y la población de un país.

La medida más relevante para evaluar las consecuencias sociales de alcanzar la inmunidad de grupo es la tasa global de letalidad por infección (TLI) de SARS-CoV-2 (la proporción de muertes por SARS-CoV-2 entre las personas infectadas). Al combinar la TLI con una estimación del número de personas que se necesitan para alcanzar la inmunidad de grupo, se puede calcular el número de muertes esperado como consecuencia de alcanzar este umbral. Hay incertidumbre sobre la TLI de COVID-19 dada la falta de detección de todos los casos (especialmente los asintomáticos y leves). Los autores asumieron una TLI de 0,6%, y junto a un umbral de inmunidad de grupo de 67% (R0 = 3) estimaron que el número absoluto de muertes esperadas a nivel mundial excedería los 30 millones de personas. Como grandes limitaciones, este modelo no tiene en cuenta los diferentes factores que hacen que una TLI sea heterogénea y asume que la TLI no varía entre países. 

En el contexto de buscar la inmunidad colectiva contra el SARS-CoV-2, no se puede dejar de lado los recursos en salud, ya que este abordaje se basa en permitir que una gran parte de la población se infecte. Sin control, la propagación del SARS-CoV-2 colapsaría rápidamente los sistemas de salud que conduciría no solo a una mortalidad elevada por COVID-19, sino también a una mayor mortalidad por todas las causas. Por otro lado, para poder establecer una inmunidad de grupo frente al SARS-CoV-2 se depende del supuesto que la infección genera una inmunidad protectora. Se necesitan estudios serológicos longitudinales para evaluar la potencial duración de inmunidad a SARS-CoV-2. 

Existen dos posibles enfoques para alcanzar una inmunidad de grupo contra el SARS-CoV-2: 1) una campaña de vacunación masiva, que requiere el desarrollo de una vacuna efectiva y segura, o 2) la inmunización natural con el virus a lo largo del tiempo. Las consecuencias de este último enfoque son graves: una gran parte de la población necesitaría infectarse con el virus y fallecerían millones de personas. Por lo tanto, en ausencia de un programa de vacunación, no se debería establecer como objetivo final la inmunidad de grupo. En cambio, se deberían potenciar las medidas que protegen a los grupos más vulnerables con la esperanza de que la inmunidad colectiva se logre eventualmente como un subproducto de dichas medidas sin tener la inmunidad de rebaño como un objetivo principal en sí mismo”.

En cuarto lugar, y en relación con lo expresado al inicio del presente artículo, por lo que respecta a la inmunidad de rebaño en España, en relación con lo que dicen los expertos que es inmunidad de rebaño, y también en relación a cómo nuestros políticos están gestionando la crisis sanitaria que afecta a todo el planeta, se ha de decir que en España va a ser muy difícil alcanzar la inmunidad de rebaño en los plazos que establecen los políticos, tanto a nivel nacional como autonómico, por el simple hecho de que los intereses de los mismos, sobre todo del Gobierno central, van por otros derroteros.

Esto último se justifica en el hecho de que “el umbral de inmunidad de rebaño depende del número de reproducción básica (R0) y se define como 1 – 1/R0. Mientras más contagioso sea un patógeno, mayor será su R0 y mayor la proporción de la población que deberá ser inmune para poder bloquear la transmisión en forma sostenida. El umbral de inmunidad de rebaño puede variar entre diferentes poblaciones ya que el R0 dependerá de diversos factores, como la densidad y la estructura de una población. 

En el caso del SARS-CoV-2, diversos estudios han estimado un R0 entre 2 y 6. Asumiendo un R0 estimado de 3, el umbral de inmunidad de grupo sería de 67%. Esto significa que la incidencia de la infección comenzaría a disminuir cuando la proporción de personas con inmunidad adquirida a SARS-CoV-2 excede a 0,67. Este modelo se basa en supuestos que son poco probables que se cumplan en la realidad, como una mezcla homogénea de la población y una inmunidad uniforme en personas recuperadas en todos los grupos demográficos. Sin embargo, este modelo básico brinda una idea aproximada de la cantidad de personas que tendrían que infectarse para lograr la inmunidad de grupo en ausencia de una vacuna en base a un umbral aproximado de inmunidad de rebaño y la población de un país.

La medida más relevante para evaluar las consecuencias sociales de alcanzar la inmunidad de grupo es la tasa global de letalidad por infección (TLI) de SARS-CoV-2 (la proporción de muertes por SARS-CoV-2 entre las personas infectadas). Al combinar la TLI con una estimación del número de personas que se necesitan para alcanzar la inmunidad de grupo, se puede calcular el número de muertes esperado como consecuencia de alcanzar este umbral. Hay incertidumbre sobre la TLI de COVID-19 dada la falta de detección de todos los casos (especialmente los asintomáticos y leves). Los autores asumieron una TLI de 0,6%, y junto a un umbral de inmunidad de grupo de 67% (R0 = 3) estimaron que el número absoluto de muertes esperadas a nivel mundial excedería los 30 millones de personas. Como grandes limitaciones, este modelo no tiene en cuenta los diferentes factores que hacen que una TLI sea heterogénea y asume que la TLI no varía entre países. 

En el contexto de buscar la inmunidad colectiva contra el SARS-CoV-2, no se puede dejar de lado los recursos en salud, ya que este abordaje se basa en permitir que una gran parte de la población se infecte. Sin control, la propagación del SARS-CoV-2 colapsaría rápidamente los sistemas de salud que conduciría no solo a una mortalidad elevada por COVID-19, sino también a una mayor mortalidad por todas las causas. Por otro lado, para poder establecer una inmunidad de grupo frente al SARS-CoV-2 se depende del supuesto que la infección genera una inmunidad protectora. Se necesitan estudios serológicos longitudinales para evaluar la potencial duración de inmunidad a SARS-CoV-2. 

Existen dos posibles enfoques para alcanzar una inmunidad de grupo contra el SARS-CoV-2: 1) una campaña de vacunación masiva, que requiere el desarrollo de una vacuna efectiva y segura, o 2) la inmunización natural con el virus a lo largo del tiempo. Las consecuencias de este último enfoque son graves: una gran parte de la población necesitaría infectarse con el virus y fallecerían millones de personas. Por lo tanto, en ausencia de un programa de vacunación, no se debería establecer como objetivo final la inmunidad de grupo. En cambio, se deberían potenciar las medidas que protegen a los grupos más vulnerables con la esperanza de que la inmunidad colectiva se logre eventualmente como un subproducto de dichas medidas sin tener la inmunidad de rebaño como un objetivo principal en sí mismo”.

En quinto lugar, también cabe señalar que “el presidente de la Sociedad Española de Inmunología (SEI), Marcos López Hoyos, lo afirma con claridad a Redacción Médica: “No habrá inmunidad de grupo en 2021, con o sin vacuna“. “Para que haya inmunidad de grupo debe estar inmunizado entre el 60 y el 70 por ciento de la población. El año que viene no se va a poder lograr”, explica. 

El especialista subraya que es necesario que la”gente tenga claro que hasta 2022 vamos a seguir conmascarilla. No solo eso, seguiremos teniendo que mantener medidas de distancia social, limitación de aforos… Hay que entender que no vale solo con tener la vacuna, hay que tener las suficientes dosis para todos”. 

El medicamento clave contra el Covid-19

López Hoyos explica que la mejor vacuna contra el coronavirus son las medidas de seguridad y distanciamiento social. En cuanto al tratamiento, apunta que la clave va a estar en el sistema inmunitario: “La inmunidad es la que nos va a sacar de esto, que la gente lo tenga claro. Bien a través de las vacunas, bien a través de los contagios. En cuestión de tratamientos para el Covid-19, los relacionados con la respuesta inmunitaria serán los más efectivos. Lo hemos visto en el caso de Donald Trump, tratado con anticuerpos monoclonales“.

Por otra parte, el presidente de la SEI se muestra esperanzado con los datos que van apareciendo sobre la inmunidad adquirida tras haber pasado la enfermedad del coronavirus. “A día de hoy hay evidencias de quelos anticuerpos que van dirigidos a la proteína S2 y la RBD duran hasta 7 meses. En otros estudios de prevalencia la inmunidad cae antes, pero porque miden el anticuerpo ante la proteína N (nucleocápside), un anticuerpo que dura menos y no protege”, aclara.

La vacuna contra la gripe ayuda frente al coronavirus

El inmunólogo también considera muy importante reforzar la necesidad de que se vacunen de gripe los grupos vulnerables y los sanitarios a raíz de las últimas evidencias conocidas. Una nueva investigación refleja que la vacuna tetravalente puede inducir respuestas de inmunidad entrenada contra el SARS-CoV-2, lo que significa que proporcionaría una protección frente al coronavirus.

“En el estudio in vitro han visto que las células expuestas a esta vacuna tienen cambios epigenéticos, estas células están mejor entrenadas para enfrentarse al Covid-19. Esa primera parte de la inmunidad es la conocida como inmunidad innata, son la primera fuerza de choque, el primer muro. Pero además, aparte de la parte in vitro, este grupo de investigadores holandeses ha demostrado que, en 10.000 sanitarios, esta vacuna reduce la infección por Covid un 39 por ciento“.

Escasez de contagios por Covid en los colegios 

Una de las sorpresas positivas de esta pandemia es la poca cantidad de contagios registrados en los colegios. López Hoyos afirma que los inmunólogos también se han sorprendido ante esta situación y resume las razones de la siguiente manera: “Lo que han demostrado los niños es que son más disciplinados que los adultos. Los profesores lo están haciendo muy bien. Nos estamos infectando en nuestra vida social, no en los colegios, ni en el ámbito de trabajo”.

Por tanto, la inmunidad, a nivel general del planeta, y a nivel de España, en especial tardará en llegar.

En cuanto a la segunda pregunta, cabe señalar, en primer lugar, que “

Tras evaluar las opiniones y creencias de 26.758 personas de 32 países, el informe concluye asimismo que siete de cada diez ciudadanos del mundo están dispuestos a vacunarse (el 71%), una media algo superior al 67% de españoles que estarían dispuestas a inmunizarse contra la Covid-19 por esta vía.

Sobre la gestión de los gobiernos en la crisis sanitaria, a nivel mundial un 52% cree que se ha gestionado “muy bien” o “bastante bien”, mientras que un 45% que piensa que se ha hecho “muy o bastante mal”. Los españoles están entre los que peor valoran a sus dirigentes, ya que un 72% censura su gestión, mientras que solo un 26% la aprueba.

Solo los polacos, con un 15% de ciudadanos de acuerdo con su gobierno, presentan cifras más bajas de aceptación. Tras polacos y españoles, los niveles más bajos de apoyo los tienen los gobiernos de Chile y Líbano (27%), seguidos de Brasil, Ecuador, Serbia y Japón (30%). Donde mejor valoran la gestión de su país es en Vietnam (100% de apoyo), China (99%), India (87%) y Corea del Sur (82%).

Thank you for watching

Quienes hacen una peor valoración de la gestión son las personas con nivel educativo más bajo, seguidas de las que tienen educación secundaria y universitaria. Asimismo, quienes tienen una educación primaria dan el mayor índice de aceptación (33%).

El 71% se pondría la vacuna

La encuesta también se refiere a la vacuna. A nivel mundial, el 71% de los encuestados dice que “definitivamente” o “probablemente” se vacunará, por el 29% que apunta lo contrario.

En España, un 67% dice estar dispuesto a vacunarse, un porcentaje más alto entre los hombres (74%) que entre las mujeres (61%)”.

El problema también surge en los problemas para que lleguen vacunas, debido a la mala gestión (pues está visto quel el Gobierno central no tiene entre sus planes parar los contagios, y sigue haciendo de las suyas mintiendo a los ciudadanos sobre cómo va la pandemia) del Gobierno, y que los ciudadanos, al no informarse mejor sobre la situación, siguen actuando, en su gran mayoría (porque sí que hay un cierto porcentaje que actúa correctamente), de mala manera.

FUENTES:

  1. Un experto predice cuándo alcanzará España la inmunidad de rebaño. DIARIO AS: https://as.com/diarioas/2021/02/09/actualidad/1612849739_402663.html
  2. Un virólogo habla de la inmunidad del rebaño en España: “Habría que vacunar a dos millones por semana para llegar al 70% en verano”. DIARIO MARCA: https://www.marca.com/tiramillas/actualidad/2021/02/09/60227efaca4741a4448b458a.html
  3. La incertidumbre y la logística son los principales desafíos en la campaña de vacunación en España: todo lo que debería ocurrir para alcanzar la inmunidad de rebaño a finales de verano. BUSINESS INSIDER: https://www.businessinsider.es/como-puede-espana-alcanzar-inmunidad-rebano-antes-verano-812445
  4. 7 obstáculos que dificultan que España llegue a la inmunidad de rebaño este verano tal y como espera el Gobierno. BUSINESS INSIDER: https://www.businessinsider.es/7-obstaculos-dificultan-espana-llegue-inmunidad-verano-799187
  5. Los expertos retrasan la inmunidad de rebaño en España hasta finales de año. PERIÓDICO EL INDEPENDIENTE: https://www.elindependiente.com/vida-sana/salud/2021/01/12/los-expertos-retrasan-la-inmunidad-de-rebano-en-espana-hasta-finales-de-ano/
  6. Coronavirus | “No habrá inmunidad de grupo en 2021, con o sin vacuna”. REDACCIÓN MÉDICA: https://www.redaccionmedica.com/secciones/sanidad-hoy/coronavirus-inmunidad-grupo-cuando-inmunologia-entrevista-4390
  7. Los españoles, entre los que peor valoran la gestión de su gobierno contra el coronavirus. ANTENA 3 NOTICIAS: https://www.antena3.com/noticias/espana/los-espanoles-entre-los-que-peor-valoran-la-gestion-de-su-gobierno-contra-el-coronavirus_202101085ff89c7a098a9d0001f8c056.html
  8. “No es cierto que algunas variantes del covid-19 vayan a escapar a las vacunas, todas ellas serán efectivas”. DIARIO FARMA: https://www.diariofarma.com/2021/03/11/es-mentira-que-algunas-variantes-del-covid-19-vayan-a-escapar-a-las-vacunas-todas-ellas-seran-efectivas
  9. Covid-19 última hora en directo: validez de AstraZeneca y contagios. REDACCIÓN MÉDICA: https://www.redaccionmedica.com/directo/coronavirus-ultimas-noticias/20210313
  10. ‘The Guardian’ critica con dureza a España por su gestión del coronavirus. LA VANGUARDIA: https://www.lavanguardia.com/vida/20200326/48102631894/the-guardian-critica-espana-gestion-coronavirus.html
  11. ¿Qué es la inmunidad de rebaño frente al coronavirus y cómo puede llegar España? CADENA SER: https://cadenaser.com/ser/2020/04/22/ciencia/1587538297_374952.html
  12. ¿Qué es la inmunidad de rebaño y por qué Reino Unido creía que podía funcionar? UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID: https://www.ucm.es/otri/noticias-que-es-la-inmunidad-de-rebano-y-por-que-reino-unido-cree-que-puede-funcionar
  13. Las claves de la inmunidad de rebaño. NATIONAL GEOGRAPHIC ESPAÑA: https://www.nationalgeographic.com.es/ciencia/claves-inmunidad-rebano_16007
  14. Inmunidad de grupo (inmunidad de rebaño) y COVID-19. COCHRANE IBEROAMÉRICA: https://es.cochrane.org/es/inmunidad-de-grupo-inmunidad-de-reba%C3%B1o-y-covid-19
  15. ¿Cuánta inmunidad de rebaño es necesaria? THE NEW YORK TIMES: https://www.nytimes.com/es/2020/12/27/espanol/ciencia-y-tecnologia/inmunidad-rebano-coronavirus.html

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s