Derecho, Derecho y moral, Derecho y Nuevas Tecnologías, Fake news, Redes sociales

Fake news y sus consecuencias

En un artículo publicado hace unos meses en este mismo blog, ya se hizo referencia a cómo las fake news influyen negativamente en la sociedad a la hora de obtener información sobre determinados temas, especialmente cuando desgracias como catástrofes naturales o pandemias como la aparecida en 2020 provocan crisis globales. En el presente artículo se pretende profundizar en el tema.

En primer lugar, cabe señalar que “con la llegada de Internet el derecho de los usuarios a una información veraz y contrastada se ha visto afectada por el impacto de este fenómeno de las fake news.

Y es que está demostrado que las noticias falsas tienen un 70% más de probabilidades de ser compartidas y replicadas en las redes sociales, lo cual las convierte en virales mucho antes que una noticia real y de calidad.

Son precisamente las redes sociales las que han facilitado la propagación de estas falsas noticias en cuestión de segundos. Ahora cualquier usuario puede ser un consumidor de noticias que comparte información por las redes; pero también puede acompañar esas noticias con su propia opinión, e incluso crear una noticia falsa.

¿Por qué las fake news se difunden más rápido que las noticias contrastadas?

El problema de las fake news es que no solo están creadas por usuarios, que es probable que no pretendan difundir algo falso, sino más bien dar una opinión personal sobre algo.

El verdadero problema, y por el que debes aprender a diferenciar las noticias falsas de las auténticas, está en las plataformas que se dedican a lanzar estos bulos por Internet

Utilizan bots que aceleran la difusión de las fake news, y además distribuyen el contenido tras hacer una segmentación de los usuarios. Es decir, a cada usuario le llega la información filtrada y condicionada.

Además, aquí juega un papel importante la manera en cómo se actualizan las noticias en las redes sociales, ya que no solo tienen en cuenta las preferencias de los usuarios, sino también la relevancia de la noticia en cuanto al número de interacciones y el alcance que va cogiendo.

También juega un papel fundamental la manera en cómo está escrita la noticia. Estos expertos creadores de fake news combinan la manipulación, a base de contar medias verdades o apostar por mentiras estratégicas, con una fuerte dosis de emoción

Esta combinación hace que los usuarios se fijen antes en una noticia falsa y sientan la necesidad de compartirla; como ves es una manipulación muy estudiada.

Peligro De Las Fake News

Las consecuencias del fenómeno de las fake news

Las fake news aplican el fenómeno llamado posverdad. Según la definición que nos facilita el diccionario de la RAE, posverdad es la Distorsión deliberada de una realidad, que manipula creencias y emociones con el fin de influir en la opinión pública y en actitudes sociales.

Las consecuencias que puede provocar la difusión de las fake news cuando no tomamos conciencia de este fenómeno devastador, afectan de forma intensiva a la integridad democrática de los países de esta manera:

  • Debilitan y deterioran la credibilidad de los medios de comunicación tradicionales
  • Interfieren en el derecho de las personas a buscar y consumir información de todo tipo, y de manera libre
  • Pueden ayudar en el crecimiento de hostilidad y odio hacia ciertos colectivos vulnerables de la sociedad

Quienes crean estas fake news en detrimento de toda la sociedad, están buscando uno de estos motivos que están dentro de las 8 “P” de la desinformación: Periodismo deficiente, Parodia, Provecho, Provocación, Pasión, Partidismo, Poder o influencia política y Propaganda.

Aprende a detectar las fake news

Es cierto que las fake news existen, pero no es tan fácil que circulen libremente por la red. Los propios algoritmos de Google, Facebook o Twitter ya trabajan en la eliminación de noticias, páginas y portales que fueron creados para la desinformación y la difusión de infamias y mentiras.

Además, cada vez se van sumando más organizaciones de medios de comunicación y periodistas que ayudan en la verificación de noticias. 

Aun así, aquí te dejo unos consejos para que aprendas a detectar una posible noticia falsa mientras navegas por Internet, que no te la cuelen:

  • Desconfía de títulos muy largos y/o escritos en mayúsculas: este tipo de titulares están redactados con una fuerte dosis de emotividad, y además buscan generar más interés en las redes sociales; piensa que al estar escritos de manera tan llamativa (muy largos, en mayúsculas) es fácil que destaquen del resto.
  • Si estás visitando una página web de un medio de comunicación que no te genera confianza, antes de leer nada ve a su página “Sobre Nosotros” para saber quién está detrás de todo. Si no hay nada, o lo que ves no te convence, desconfía de todo lo que leas; los medios de comunicación y las páginas web de confianza, no tienen reparo en contar quién forma parte de los equipos, dónde tienen su sede o cómo puedes contactar con ellos.
  • Comprueba los links y las citas de lo que estás leyendo. Una buena manera de verificar la veracidad de la noticia es incluyendo la cita en Google para comprobar que efectivamente esa persona ha dicho eso. Haz clic en los links que tenga la noticia, y nunca te fíes de urls de dudosa credibilidad.
  • Verifica que las URLs adonde te llevan los enlaces no están manipuladas. Muchas veces, los sitios que difunden fake news utilizan dominios prácticamente iguales a los auténticos para confundir a los usuarios.
  • Busca las imágenes que ves publicadas en Google. Muchas veces, los medios creadores de fake news utilizan imágenes que no se corresponden con la realidad de lo que están contando. 

Ante todo, si ves una noticia que te genera la más mínima desconfianza, no la compartas. 

Consecuencias De Las Fake News

¿Cómo puedes ayudar a desacreditar las fake news?

La mejor manera de terminar con el movimiento fake news es hacer un uso responsable y seguro de la información que encuentras en Internet.

Sin embargo, no estás exento de encontrarte con alguna de estas desagradables noticias que solo buscan perjudicar a todos. ¿Qué puedes hace en esos casos?

Toma nota de esos consejos que te ayudarán a mantener a raya a quienes tratan de hacernos daño con la divulgación es las fake news:

  • Personaliza tus búsquedas: aprovecha el potencial de filtros avanzados de cualquier buscador, tanto Google como las redes sociales. Esto te garantiza un resultado con lugares y medios de confianza.
  • Si detectas una noticia falsa, ponte en contacto con un experto en la materia para que desacredite la información mediante un comentario público.
  • Aprovecha la geolocalización de la noticia para confirmar su veracidad a través de testigos de la zona. Esto puede ayudarte a comprobar pequeños detalles de la noticia que pueden ser cruciales a la hora de saber si estás ante una fake news”.

En segundo lugar, se ha de señalar que “tras las fake news no se esconde ningún tipo de inocencia. Cualquier noticia con aire aparentemente inofensivo puede traer de su mano una extensa ola de alarma, indignación y en ocasiones hasta pánico. Las piezas falsas tienen consecuencias en el devenir de la sociedad. Muchos expertos aseguran que este tipo de contenidos se convirtieron en un interesante impulso para Donald Trump en su carrera hacia el Despacho Oval. Un estudio del Pew Research Center concluyó que un 23 % de los adultos americanos compartió noticias falsas sobre las elecciones en el 2016. Y la gran mayoría lo hicieron sin ser conscientes de lo que tenían entre manos. 

Edgar Maddison Welch irrumpía en la famosa pizzería Comet de Washington pertrechado con un gran fusil de asalto con el que, sin más explicación, comenzó a abrir fuego. ¿La razón? Quería investigar «por sí mismo» una presunta trama de prostitución infantil vinculada a Hillary Clinton de la que había tenido conocimiento a través de las redes sociales. Él no lo sabía, pero detrás de lo que había leído en Facebook o Twitter en realidad había una falsa conspiración. Lo bautizaron como Pizzagate y con el tiempo se ha convertido en uno de los grandes ejemplos de la peligrosidad de los contenidos falsos. 

3. ¿Cómo se puede detectar una noticia falsa?

A pesar de que Facebook y Google se han dedicado en pregonar su compromiso con el fin de las fake news, estas noticias siguen colándose a diario en sus plataformas sin ningún tipo de control. Como contrapeso, poco a poco van surgiendo iniciativas más pequeñas dedicadas exclusivamente a desenmascarar este fenómeno. Estos comprobadores pueden ayudar mucho a reconocer las informaciones veraces de las menos serias. Sin embargo, la pericia del lector y algunos pequeños detalles pueden ser suficientes para detectar estos contenidos. 

La forma más evidente es la de contrastar. Buscar si otros medios con cierto prestigio han publicado también la noticia es la manera más eficaz para detectar qué se esconde detrás de una información. Pero hay más. Las fake news esconden un sinfín de evidencias que nos dan pistas sobre su veracidad.

Los titulares demasiado agresivos o escandalosos (incluso llegando a echar mano de los signos de exclamación) son una primera evidencia. El autor o escritor de la información sirve como pista. Si la pieza viene sin firmar o el nombre usado nos lleva a pensar en que se trata de un pseudónimo es mejor desconfiar. Dentro de la propia noticia, la imagen también contiene mucha información. Y es que es realmente extraño que nadie haya sido capaz de capturar el suceso que ha provocado la noticia. 

Por último, un análisis sesudo de la web en la que se aloja la información ayuda a desenmascarar lo que hay detrás. Si en la página solo aparecen informaciones amarillistas y de dudosa veracidad es muy posible que sea un sitio falso”.

El mayor problema también está, completando la información hasta aquí dicha, es que la cantidad de canales de información de que disponemos hoy en día, además de todas las formas de compartir información que permiten la mayor facilidad de todas estas noticias falsas, hace muy difícil (por no decir imposible) actuar con rapidez frente a este tipo de ataques a la libertad de recibir información veraz.

En tercer lugar, se ha de recordar al lector que “la difusión de noticias falsas puede acarrear penas de 3 a 12 meses de prisión o multas de hasta 18 meses según el artículo 561 del Código Penal Las noticias falsas tienen hasta un 70% más de probabilidades de ser compartidas que las verídicas, según el IMT Los cibercriminales utilizan las fake news para infectar dispositivos mediante malwares, pero también para dañar la reputación de los negocios

Este 27 de septiembre se cumple el 20 aniversario del nacimiento de Google, la compañía que se ha convertido en el gigante de la búsqueda de información en Internet. Este motor recopila todo tipo de información y en ningún caso verifica su autenticidad, tarea que recae en el autor de la información, por lo que no es difícil caer en las redes de información falsa, o fake news, navegando por el buscador.

Persona leyendo periódico

Los expertos legales de DAS seguros aseguran que las fake news son una nueva amenaza para la ciberseguridad, ya que son usadas por cibercriminales para infectar dispositivos, así como uno de los principales riesgos reputacionales para cualquier compañía o institución.

La afectación de este tipo de información ha llegado hasta tal punto que el mismo Donald Trump afirmó a finales de agosto que buscaría la manera de limitar la propagación de fake news a través de las redes del gigante online. De hecho, en China el Gobierno ya ha aplicado una normativa para castigar a los que difundan rumores políticos, y abandera una de las mayores censuras a los internautas a nivel mundial.

No sólo Google, sino que en otras páginas de Internet como Facebook siguen la misma línea. Mark Zuckerberg, en su declaración ante el Senado de Estados Unidos en abril de 2018, reconoció que se habían creado 80.000 publicaciones falsas que llegaron a 126 millones de estadounidenses a través de su red social.

Este fenómeno, en la era de la híper-conectividad, es especialmente alarmante si se tiene en cuenta que, de acuerdo con el Instituto Tecnológico de Massachusetts y su informe The spread of true and false news online, estas noticias tienen hasta un 70% más de probabilidades de ser compartidas que las verídicas, propagándose más rápido y llegando a una mayor audiencia. Por otra parte, según una investigación llevada a cabo por Buzzfeed, las fake news publicadas con anterioridad a las elecciones estadounidenses tuvieron más interacciones en Facebook que las de medios reputados como el New York Times, Washington Post o NBC News.

“Tan importante es la verificación de noticias como la reconstrucción de la confianza en los medios de comunicación y esto es responsabilidad de todos” aseguran los expertos legales de DAS Seguros. Advierten, así mismo, sobre la importancia de aprender a distinguir las noticias falsas de la información verificada. “Hay que estar especialmente atentos a quién firma la noticia, las fuentes, y el tono de la noticia”, aseguran.

Entonces, ¿si hago difusión de una información falsa, incurro en un delito, aunque no sea consciente de esta falsedad?

Según los expertos legales de DAS Seguros, puede ser delito la difusión de información no cierta “que persiga el daño sobre la imagen o reputación de una persona o entidad”, es decir, cuando colisiona con los derechos de otras personas. En tales casos, “esta difusión puede suponer la comisión o bien delito de injurias, cuando intencionadamente se menoscaba la fama o reputación de otra persona, o bien de delito de calumnia, cuando se ha imputado a otra persona un delito, con conocimiento de su falsedad, y/o temerario desprecio hacia la verdad”, aseguran. El delito de injurias propagadas de forma pública está penado con la pena de multa de seis a catorce meses, conforme al art. 209 del Código Penal. Por su parte, el delito de calumnias propagadas de forma pública está penado con penas de prisión de seis meses a dos años, o multa de doce a 24 meses, conforme al art. 206 del Código Penal.

En el caso de fake news con mensajes de alarma, atentados terroristas o catástrofes, las cuales implican situaciones de peligro para la sociedad o hacen necesario el auxilio y la activación de los servicios de emergencia; la afirmación falsa o la simulación podría ser constitutiva de delito de desórdenes públicos en base al artículo 561 del Código Penal. En tal caso, el presunto delincuente se enfrentaría a penas de tres meses a un año de prisión o multas de hasta 18 meses”. 

En este mismo sentido de penalizar las fake news, también se ha de decir que podemos encontrarnos con varios tipos de consecuencias si se comparten fake news:

Consecuencias civiles.

Existen varios casos habituales: una empresa de un sector y zona concreta se inventa una noticia sobre una empresa de la competencia para desprestigiarla. Otro ejemplo sería la difusión de noticias falsas sobre un personaje público o político.

Sin perjuicio de que se pueda haber cometido un delito, lo que hay es un responsabilidad civil por los daños ocasionados. Los derechos fundamentales más atentados con este tipo de actuaciones son el derecho al honor, a la intimidad familiar y personal y a la propia imagen. 

La víctima de este tipo de actuaciones, debe recopilar todas las pruebas posibles sobre la difusión de la fake news, investigar el origen, denunciar ante las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, y ponerse lo antes posible en manos de un abogado especialista que le ayude con el asunto. 

En la reclamación judicial que se formule a los autores se pedirá que el juez reconozca el derecho vulnerado (honor, intimidad, imagen…), que le indemnice los daños y perjuicios ocasionados, y que se publique la sentencia para que todas las personas conozcan la vulneración ocasionada.

Las consecuencias penales de la difusión de fake news

Debemos destacar aquí, que por el hecho de difundir fake news, ni tampoco por el hecho de crearlas, ya se habría cometido un delito. Para comprobar si se ha cometido algún delito, se debe estudiar muy bien el contenido de la noticia falsa difundida, y analizar el caso concreto.

Advertir también la diferente responsabilidad que van a tener el autor y creador, con los difusores de las noticias falsas.

Entonces, ¿qué delitos se pueden cometer con la difusión de fake news?

Delito de injurias

El delito de injurias, es el clásico por el que se atenta contra el honor, fama o estimación de una persona. Hoy día, si se tuviera que perseguir todos los comentarios y fake news despectivos en que se atenta la fama y honor de personas famosas, los juzgados no darían a basto. En este caso serían injurias graves, y no tendrían pena de prisión, sino de multa.

Delito de calumnias

El delito de calumnia consiste en imputar a una persona un hecho delictivo conociendo la falsedad de dicha imputación. Esto lo vemos continuamente en periódicos digitales que atacan a los políticos de la ideología contraria. Puede conllevar una pena de prisión de hasta 2 años.

Delitos de odio

Los delitos de odio, regulados en el artículo 510 y siguientes del Código Penal, son aquellos actos que promuevan el odio, la hostilidad, o cualquier tipo de discriminación hacía un grupo o colectivo por razón de sexo, raza, origen, religión, orientación sexual, situación familiar, enfermedad, discapacidad, etc. Esto ocurre en ocasiones, cuando se publica una noticia falsa sobre un colectivo como una etnia, o sobre los inmigrantes en general, o sobre una colectivo de inmigrantes, asociaciones concretas, etc y se acompaña de un comentario en el que se generaliza que ese colectivo se dedica a hacer este tipo de cosas. Aquí hablamos de algo grave y muy serio, que está penado con entre un año y cuatro de cárcel. 

De la incitación a la comisión de desórdenes públicos

Dentro de la difusión de fake news, bulos o noticias falsas, podríamos incluir la incitación a la comisión de desórdenes públicos del artículo 559 del código penal. Se trata de algo muy extraordinario, que hasta la fecha apenas se ha aplicado para este tipo de situaciones. Conlleva penas de hasta un año de cárcel”.

A los delitos anteriores, también habría que añadir los siguientes:

DESCUBRIMIENTO Y REVELACIÓN DE SECRETOS

Artículo 197.3 del Código Penal con Penas de prisión de 2 a 5 años.

DELITOS CONTRA LA INTEGRIDAD MORAL

Artículo 173.1. del Código Penal con Penas de prisión de 6 meses a 2 años.

4.- DESORDENES PÚBLICOS

Artículos 561 y 562 del Código Penal con Penas de prisión de 3 meses a 1 año y multa de 3 a 18 meses.

6.- DELITOS CONTRA LA SALUD PÚBLICA

Artículo 359 y siguientes del Código Penal.

7.- DELITOS DE ESTAFA

Artículos 248 y siguientes del Código Penal con Penas de prisión de 6 meses a 3 años en el tipo básico.

8.- DELITO DE INTRUSISMO

Artículos 403 del Código Penal con Penas de p multa de 12 a 24 meses”.

En cuarto lugar, y teniendo en cuenta la intención de este artículo sobre las consecuencias de las fake news, hay que señalar que la desinformación provocada con estas noticias vulnera derechos fundamentales. En especial, cabe destacar que “

El derecho a la Información es considerado como uno de los pilares del sistema democrático, como instrumento para la formación de una opinión pública libre, razón por la que es mencionado expresamente por el artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos de Naciones Unidas de 10 de diciembre de 1948, y está consagrado como derecho Fundamental en el apartado d) del artículo 20-1 de la Constitución, quedando configurado como el derecho (y obligación) de periodistas y Medios de Comunicación a comunicar información veraz, así como de los ciudadanos a recibirla. Es lo que conocemos como la Libertad de Prensa.

Conviene no confundir el derecho a la Información con el derecho a la Libertad de Expresión (recogida en otro apartado, el a), del citado artículo 20-1 de nuestra Constitución), en virtud de la cual pueden verterse libremente opiniones personales, siempre que no sean vejatorias o difamatorias, y sin hacerlas pasar como si se estuviera haciendo la crónica de un hecho. En consecuencia, toda persona es libre de manifestar su opinión sobre lo que crea oportuno, guste o no guste a los demás, siempre que no caiga en el insulto o la ofensa; pero lo que no cabe es disfrazar de supuesta opinión una afirmación como si de un hecho se tratara, en cuyo caso estaría sometida a los presupuestos exigidos para la información, esto es: veracidad, fin informativo e interés general.

Sentado lo anterior, es necesario distinguir entre la verdadera información y lo que ahora se llaman las “fake news”, que siempre existieron –aunque no se les diera este nombre–, ya que la tentación de publicar noticias sin contrastar o sobre la base de meros rumores, con la finalidad de manipular la opinión pública, o con la ambición de incrementar lectores y audiencia (o ahora “likes” y seguidores en las redes sociales), es algo que viene de antiguo. Y esto es lo que marca la línea del auténtico periodismo, que requiere una diligente actitud de comprobación e investigación periodística, como garantía de veracidad para los destinatarios de la información, así como escudo protector para los emisores de la información ante cualquier ataque, en virtud de la “Exceptio veritatis” amparada por la jurisprudencia del Tribunal Supremo (STS 5-5-1988, 28-4-1989, 1-6-1989 y 11-10-1989).

Y es que el tema no es trivial, ya que este tipo de noticias, que siempre han sido dañinas y han sido el origen de muchos conflictos estériles, hoy en día pueden tener un efecto aún más demoledor debido a la fulminante e inmediata viralidad con la que se transmiten por redes sociales (Facebook, Twitter, YouTube, etc.) y sistemas de mensajería instantáneo (WhatsApp, Line, etc.) y la extendida costumbre de los usuarios de no profundizar y quedarse con el titular o mensaje corto que reciben (a veces, incluso, un simple “meme”), con lo que no es difícil generar una creencia globalizada sobre la supuesta veracidad de una cuestión, aunque sea totalmente falsa.

Este fenómeno, conocido como desinformación, además de las connotaciones éticas que pueden reprocharse, tiene sus consecuencias legales, en particular, para los responsables del lanzamiento de esta información falsa, considerándose tal la que sea incierta, así como todas aquellas afirmaciones cuya veracidad no pueda acreditarse, pues ello vulneraría el derecho Fundamental al Honor de la persona afectada (extensible también a las personas jurídicas en virtud de la jurisprudencia del Tribunal Supremo, STS 20-3-1997, 21-5-1997, 9-10-1997, 15-2-2000, 5-72004), reconocido por el artículo 18-1 de la Constitución y por la Ley Orgánica 1/1982, de 5 de mayo, de Protección Civil del Derecho al Honor, a la Intimidad Personal y Familiar y a la Propia Imagen.

¿Y quiénes serían los responsables desde el punto de vista jurídico? La respuesta está en el artículo 65-2 de la Ley 14/1966, de Prensa e Imprenta, de 18 de marzo, que establece que son responsables solidarios la empresa Editora, el Director de la publicación y el periodista autor del artículo. Asimismo, los titulares de la página web donde se haya publicado la noticia, tienen la consideración de prestadores de servicios de la sociedad de la información y, por tanto, están sujetos a responsabilidad civil y penal, a tenor de lo dispuesto en el artículo 13 de la Ley 13/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico.

¿Y cuáles serían estas consecuencias legales? En caso de que la información incierta o inexacta suponga una vulneración del derecho Honor, no estaría respaldada por el derecho a la Información, en tanto que no sería veraz, provocando un daño reputacional y económico. De esta forma, la persona física o jurídica afectada podría reclamar ante los Tribunales civiles que se declare que se ha producido esta intromisión de su derecho al Honor, que se suprima la información falsa, que la sentencia condenatoria tenga una difusión pública adecuada a las circunstancias (en periódicos, webs, redes sociales, etc.), así como que se conceda una indemnización económica.

En los casos más extremos, podría considerarse que la información falsa lesiona la dignidad de la víctima de forma especialmente grave como para constituir un delito de injurias; o un delito de calumnias, por atribuirle la comisión de un delito a pesar de tener conocimiento de su falsedad. En estos supuestos podrían iniciarse acciones judiciales ante los Tribunales penales, en cuyo caso podrían imponerse penas de prisión de hasta dos años, en virtud de lo dispuesto en los artículos 208 y siguientes del código penal, sin perjuicio de la responsabilidad civil ex delicto que debería asumir el autor de los hechos”.

Como conclusión, se ha de decir que esta realidad de las fake news, sobre todo en tiempos de crisis de cualquier tipo, no ayudan a llevar a cabo el objetivo principal de sacar conclusiones ni a conseguir las finalidades de una sociedad democrática, ni a llevar a cabo el derecho a una información veraz, y, a su vez, los autores de las mismas, habrán de atenerse a las consecuencias, ya sean penales, civiles o del tipo que corresponda, así como a la obligación de indemnizar a quienes hayan perjudicado.

34574488 – group of hands holding speech bubble with social issue concepts

FUENTES:

  1. El peligro de las fake news: qué son y qué consecuencias tienen. DIGITAL MENTA: https://www.digitalmenta.com/digital/fake-news/
  2. ¿Qué son y qué consecuencias tienen las «fake news»? LA VOZ DE GALICIA: https://www.lavozdegalicia.es/noticia/tecnologia/2018/02/15/consecuencias-fake-news/00031518717226012483596.htm
  3. Las fake news y el Derecho penal. ¿Mentir es delito? BLOG HAY DERECHO: https://hayderecho.expansion.com/2020/05/11/las-fake-news-y-el-derecho-penal-mentir-es-delito/
  4. La difusión de fake news y sus consecuencias legales. MCT ABOGADOS: https://www.mctabogados.com/difusion-fake-news-consecuencias-legales/
  5. Difundir fake news puede tener consecuencias penales. LEGAL TODAY: https://www.legaltoday.com/actualidad-juridica/noticias-de-derecho/difundir-fake-news-puede-tener-consecuencias-penales-2018-09-27/
  6. Consecuencias legales de la desinformación. LEFEBVRE EL DERECHO: https://elderecho.com/consecuencias-legales-de-la-desinformacion
  7. ¿Qué son las “fake news”? ¿Tienen consecuencias legales? ¿Cómo identificarlas? MSP ABOGADOS: http://www.mspabogados.es/index.php/noticias/143-que-son-las-fake-news-tienen-consecuencias-legales-como-identificarlas.
  8. Bulos en internet y sus consecuencias. LEGALIS CONSULTORES: https://www.legalisconsultores.es/2020/04/bulos-en-internet-y-sus-consecuencias-legales/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s