Abogacía, búsqueda de trabajo, Derecho, despachos de abogados

Marca personal para abogados

La marca personal es un elemento esencial para la búsqueda de empleo, sobre todo en los tiempos que corren.

En primer lugar, cabe señalar que, “cuando hablamos de marca personal, lo primero que debemos entender es que no se trata tanto de lo que tu muestres, sino de lo que los demás perciben de ti.

En este post nos vamos a centrar en los pasos que se han de seguir para crear una marca personal de éxito como abogados.

En primer lugar, debe tenerse en cuenta, que desde que empezamos a trabajar nuestra marca personal como abogados hasta que la misma da los primeros resultados, deben transcurrir necesariamente entre un año y medio y dos años. No se trata de un acto automático de acción-reacción ni mucho menos, mas bien al contrario, es el trabajo continuado de muchos meses sin ver fruto alguno, hasta que aparecen los primeros resultados; se trata de mejorar y potenciar la marca personal como abogados de manera estratégica, fortaleciéndola con una buena imagen y reputación que nos ayude a destacar.

En el sector legal, teniendo en cuenta la competitividad tan bestial que existe, cada vez es más importante trabajar nuestra marca personal como abogados, es decir, desde un punto de vista absolutamente profesional y estudiando minuciosamente la imagen que queremos proyectar. Cada día es más necesario destacar sobre la competencia, puesto que puedes ser el mejor haciendo tu trabajo, pero si no logras llegar al publico y, con ello, a tus clientes potenciales, no te sirve de nada.

Convertirte en un referente, y más en el sector legal, es el fruto de muchos años de intenso trabajo.

Vamos a enumerar y desarrollar cuatro elementos clave para la creación y desarrollo de la marca personal del abogado”.

En segundo lugar, se ha de señalar que, para conseguir una buena marca personal, “es fundamental tener clara cuál va a ser la seña de identidad del abogado, encontrar un valor diferencial que le haga sobresalir frente al resto, que le muestre diferente. Hay muchos abogados, grandes profesionales que luchan por sobrevivir en el competido sector legal, que cuentan con doble licenciatura en muchas ocasiones, máster, idiomas y grandes habilidades profesionales, pero de lo que se trata es de “brillar” entre la multitud, llamar la atención del mercado, del sector legal y, por supuesto, de los posibles clientes.

Y una vez detectado ese valor, el siguiente paso es mostrarlo. ¿Cómo? Posicionándose como experto en una determinada materia, especialista en algún sector, siendo visible al público objetivo, mostrándose como un verdadero experto, un profesional de referencia cuya opinión profesional se tiene muy en cuenta.

Algunas recomendaciones prácticas que te ayudarán a potenciar tu marca personal

  • Buscar concreción. La especialización es la gran aliada de la marca personal. Si te eriges como un abogado generalista difícilmente podrás sobresalir de la competencia. En base a tus conocimientos, analiza aquellas materias en las que mejor te desenvuelves y son susceptibles de generar negocio.
  • Especialización sectorial. Dirígete a un mercado concreto. Selecciona tu target o público objetivo y estúdialo. ¿Qué tipo de cliente será el que más pueda demandar tu servicio? ¿Cuáles son los inconvenientes legales más comunes en ese sector? ¿Qué tipo de competencia, si la hay, está ya posicionada en ese nicho?
  • Denominación personal. No pongas simplemente “abogado” en tu tarjeta o en tu perfil web. Cuenta en qué eres especialista, que se perciba claramente esa distinción.
  • Marketing de contenidos. Ponte a escribir y genera contenido de valor. Elige un estilo, huye de los contenidos excesivamente doctrinales e intenta opinar sobre los temas que interesen a tu público objetivo, en base a tu especialidad. Sé claro, conciso, y aporta soluciones. El objetivo será que un medio de comunicación te llame para escuchar tu opinión sobre un determinado relacionado con tu especialidad.
  • Posicionamiento online. Aprovecha las nuevas tecnologías, que ya no son tan nuevas, todo sea dicho. Crea un buen perfil en las redes sociales y construye una comunidad online. Mueve tus contenidos, comparte con tu red de contactos, dialoga, escucha lo que se dice y opina.

Prueba a diseñar un blog propio, que hable de ti, de tu experiencia, de tu área de especialización y tus valores. No peques de excesivo autobombo y actualiza los contenidos periódicamente.
Si no te da miedo la cámara lánzate a crear una serie de píldoras formativas y muévelas a través de la web, blog y redes sociales.

  • Posicionamiento offline. Has de estar presente allá donde se prevea que puede haber contactos interesantes a nivel comercial. No se trata sólo de buscar al cliente final. Hay mucha gente con la que, seguro, puedes colaborar y crear alianzas que sumen y te ayuden a alcanzar tus objetivos. Networking, jornadas formativas, talleres prácticos, eventos promocionales, etc.
  • Vertiente docente. Si sabes de lo que hablas y te gusta enseñar, la docencia puede ser una gran herramienta para potenciar tu marca personal. Dará mucho empaque a tu perfil y te ayudará a generar confianza.

No es tarea fácil forjarse una marca personal potente que destaque frente al resto. Se necesita tiempo de calidad, creatividad, mucha ilusión y sobre todo creer mucho en uno mismo, pero una vez conseguido se multiplicarán las oportunidades profesionales, ya sea por cuenta propia o ajena. La marca personal se ha de construir del mismo modo que se ha de construir una marca corporativa. Si logramos que se nos asocie a una determinada especialidad y nuestra opinión se considera relevante, vamos por el buen camino”.

En tercer lugar, se ha de añadir que “las oportunidades de trabajar la marca personal no quedan reservadas a los abogados que ejercen por su cuenta sino que cualquier abogado puede beneficiarse de tener su propia huella.

  • Diferenciarte como profesional:

Este sería el beneficio por excelencia, y es que la abogacía es un sector muy competido en el que a veces cuesta hacerse un hueco.

Esto pasa por encontrar una propuesta o valor diferencial con la que mostrarnos frente a los demás y conseguir sobresalir.

Reviste especial importancia para despachos y abogados que quieran posicionarse en el mercado; sin embargo, a las empresas también les resulta interesante optar por candidatos que cuenten con su propia marca para asociarla con la corporativa, por lo que será tu mejor presentación.

  • Prestigio y notoriedad:

A medida que vayas trabajando tu marca personal irás ganando seguidores y clientes. Las opiniones que los demás tengan sobre nuestro trabajo nos irá posicionando como referentes e iremos ganando cada vez más presencia y notoriedad en el sector en el que nos movamos.

Actualmente con una buena estrategia en RRSS podemos incrementar nuestra visibilidad y conseguir impactar a más personas con nuestros contenidos ampliando nuestras oportunidades profesionales.

  • Networking o red de contactos:

Tanto si ejercemos por nuestra cuenta como si trabajamos por cuenta ajena tener una amplia red de contactos con otros profesionales puede ofrecernos oportunidades.

Aprovecha tus contenidos o branding para ampliar tu red de contactos y compartir con otros profesionales tu propuesta de valor que podrá brindarte posibilidades laborales y colaboraciones.

  • Posicionamiento, reputación y desarrollo profesional:

Ligado a todo lo anterior con un buen trabajo de nuestra marca conseguiremos posicionarnos en el mercado tanto de cara a conseguir más clientes y oportunidades como a construir una reputación que nos identifique como referentes.

Y es que implicarnos en nuestra propia marca nos hará ser constantes y cada vez más exigentes lo que nos hará crecer y desarrollarnos profesionalmente.

Como ves, todos estos beneficios van ligados los unos a los otros y se centran en diferenciarnos como abogados y en generar nuevas oportunidades profesionales“.

En tercer lugar, también se ha de señalar que, “como colectivo, lo de ser abogado es, objetivamente, “guay”.  Salimos en la TV con nuestras togas negras junto a jueces y fiscales con sus puñetas blancas… y parece que todos funcionamos como piezas de un reloj suizo. Pero en privado, pues la inmensa mayoría de despachos en España son unipersonales o de muy pocos miembros, la Abogacía se ejerce mal y se podría ejercer mejor. Creo que hemos perdido credibilidad y, sobre todo, fuerza como colectivo.

Y no me refiero al servicio de la profesión, que es indudable, sino a la ACTITUD con la que se profesa. No hablo de que necesitemos coachin’, y pido por favor que alguien nos libre de los vende-humos y de la cohorte de charlatanes que se ha subido a ese carro de “dar clases y lecciones con menos de 30 años” (con todos mis respetos aún no se ha vivido para enseñar). No, no hablo de eso ni de “venirse arriba”. Estamos hartos de ver en las Redes Sociales usurpadores imitando a los verdaderos Profesores y Mentores. Tampoco me refiero a estilo, clase, personalidad o ropa, aunque sí sería algo a tener en cuenta como explicaba en https://www.javierbeltranabogados.com/2016/06/26/abogados-y-corbatas/

Hablamos de Abogados con marca personal. Hombres y mujeres, mujeres y hombres, que sepan qué hacen, a qué se dedican, qué son y cómo ejercerlo de forma personal e independiente. Citando a wikipedia, la marca personal, término introducido en el año 1997 como siempre por un anglosajón (personal brand) sería un “activo inmaterial que marca la diferencia entre uno y otro profesional”.

La condición que digo no separa, ni discrimina, a uno de otro profesional. Al contrario, pues crea sitio para todos. Lo que digo es tan complejo, y escaso que, precisamente por esto, es buscada por quien sabe, verdaderamente, qué abogado debe elegir. Aunque el cliente no sepa por qué ni cómo lo ha elegido, Ud sí lo sabrá. No es preciso que su letrado sea el Dr. House, no.

Abogados con marca personal

Los abogados siguen ejerciendo, en muchos casos, como verdaderas ovejas siguiendo al rebaño o, lo que es peor, obedeciendo al lobo feroz. Sin cambios en general, sin instinto, sin delimitar su terreno de actuación, sin acudir al lío o, como lo dice mi gran amigo y abogado @carlosfrigola , el “salseo”. Sin conocer su verdadero poder como parte activa y cooperadora de la Justicia, y con capacidad para removerla y paralizarla cuando, como sucede últimamente, es tan denostada, la Abogacía, como yo la entiendo, se muere.

Mientras los nuevos y recién horneados abogados y abogadas se suban al tren “de vapor” de los anteriores ejercientes, hoy más que nunca, la cosa no cambiará. Y tampoco hablo de una revolución social, ni cambio de medios, o de forma de hablar (que sí, que es necesario), sino de cómo ejerce cada uno la profesión. También hablo de cómo les obligan a ejercer (por ejemplo, el Turno de Oficio, que tiene a verdaderos profesionales sin cobrar un duro durante meses) También hablo de cómo no se consideran iguales a jueces y fiscales. Sí, lo somos. También hablo de cómo se dejan ningunear por un funcionario cuando acuden a un Juzgado a preguntar por un expediente que sí tiene un Fiscal en su despacho.

Pues de eso se trata: de que ante tanta “igualdad forzada”, los Abogados con marca personal sepan, dentro de la común experiencia, formación, situación geográfica (el Código Civil es el mismo en Coruña que en Málaga, Alicante o Madrid) y posición, diferenciarse no sólo de otras profesiones, sino llegar a ser, dentro de ese colectivo, un profesional único, especial o irrepetible. Saber convertirse, o llegar a ser, la opción preferente para que, en ese proceso de selección del justiciable, normalmente desde internet y desde su tableta o móvil, nos elija como “mejor opción”. Esto, en modo alguno, es un “quítate tú para ponerme yo”, ya que la Abogacía es tan diversa y hay tantas y tantas materias, ramas y hojas derivadas, que prácticamente todo cabe.

No es tarea fácil, ni mucho menos rápida por mucho que se pretenda y por muchos “coachings” que le pongan a bailar, le griten para animarle y perjuren que sacarle del fango es pan comido. No es fácil que sea Ud una estrella en “dos charlas y cuatro cursos con compra de libro incluido”.

Igual que un fabricante o empresa se vende o se ofrece, los abogados y abogadas con marca personal deben hacerlo poco a poco y sin vender humo: estudiar, aprender, transmitir, comunicar y construir, con tiempo y “pico y pala”, su propia marca personal”.

En cuarto lugar, se ha de añadir que, para la creación de esa marca personal, se han de destacar y tener en cuenta los siguientes caracteres:

  • Crea una web o blog:La presencia online se ha vuelto determinante en un mercado tan competitivo por lo que tanto si tienes tu propio despacho como si deseas crear un blog será necesario que des el salto al mundo online. En ambos caso será importante determinar a quién nos dirigimos (público objetivo) y dónde queremos posicionarnos (SEO) de cara tener una estrategia efectiva y conseguir nuestros objetivos. Tu web y tu blog serán tu imagen, por lo que aprovecha para mostrarte tal y como eres y plasmar tus conocimientos y dominio de la materia, generando confianza en potenciales clientes y lectores.
  • Crea contenido frecuente y original: Planifica un calendario editorial y sé constante. Es importante respetar la originalidad en los contenidos y la frecuencia para ir generando una buena audiencia. Aprovecha tus publicaciones para mostrar tus conocimientos sin olvidar el público al que te diriges, lo importante es aportar valor.
  • Presencia en RRSS: Crea un perfil atractivo como profesional y aumenta tu notoriedad y presencia en las redes sociales para posicionarte como un referente y difundir tus contenidos a un público más amplio. La presencia planificada en las redes irá reforzando nuestra marca, generando seguidores y creando nuestra comunidad poco a poco. Interactúa y fideliza a tu audiencia. Todo esto equivale a crear tu propio plan de marketing personal con el objetivo de conseguir una marca personal reconocida como abogado. Como todo en marketing, la base es la estrategia, por lo que trabaja tu marca de forma constante y mide los resultados para ver los avances”.

En quinto lugar, también cabe señalar que “la gestión de la marca corporativa y la de las marcas personales de los socios, asociados y otros profesionales del despacho es muy conveniente.

¿Por qué? Porque con la gestión de la marca corporativa o la personal se trata de conocer lo mejor de nosotros y los aspectos que conviene que mejoremos. Se trata de potenciar nuestras virtudes, aquello que puede hacer que nos convirtamos en la opción preferida para el tipo de clientes y casos que queremos tener. Si potenciamos la marca de los profesionales, estos potenciarán su reputación y contribuirán al desarrollo de negocio y a mejorar la reputación del despacho.

No obstante, todavía hay despachos que desconfían de gestionar la marca personal de sus profesionales, más allá de la de los socios principales. Esgrimen que, si lo hacen, la mayoría de los colaboradores terminará yéndose. Esa actitud puede acabar creando frustración en determinados abogados, carentes de visibilidad alguna en su despacho. La gestión de la marca corporativa y la gestión de las marcas personales (de algunos) de sus abogados es compatible.

En la vida profesional hay por lo menos tres factores que son indelegables e inexcusables:

  • La formación: su formación debería ser coherente con su estrategia de desarrollo profesional, con la que sería necesario que contase.
  • Las relaciones con (determinados) clientes y con sus colaboradores.
  • La gestión de la marca personal: solo depende de usted y si no se responsabiliza de ella, nadie lo hará.

La marca es su responsabilidad

Si en su despacho no le forman o no le forman como usted quisiera, busque la formación adecuada. Si en su despacho no le ayudan a gestionar su marca personal (algo más que probable), tampoco tenga excusas: gestiónela, con independencia de su edad y de la trayectoria profesional que haya tenido o que espere tener. Su marca personal es su “seguro de vida profesional”.

Usted puede pensar que contar con una fuerte marca personal es algo que no se consigue al corto plazo. Por supuesto, es así, pero es algo tan importante que hay que empezar a gestionarla lo antes posible, para que usted cause el efecto adecuado en su mercado. Gestionar la marca personal, su reputación y generación de más confianza en el mercado, lleva necesariamente tiempo, pero debe ser un tiempo “orientado”, coherente con una estrategia de mercado, de la que es preciso disponer. A corto plazo sí que podrá conseguir nuevos clientes y casos, mejorando sus habilidades.

Si potenciamos nuestra reputación (marca personal) y adquirimos, sobre la base del autoconocimiento, habilidades distintivas (observación y escucha activas, venta de los servicios jurídicos sin presionar a los clientes potenciales, etc.) contribuiremos al desarrollo de nuevos negocios para el despacho y este mismo irradiará más confianza social, no solo por su marca sino también por la de sus profesionales.

Quien tiene una marca tiene un tesoro. Mejor dicho: quien se ha responsabilizado de tener una marca fuerte, tiene un tesoro.

La marca personal es su seguro de vida profesional, su a. uténtico seguro”.

Como conclusión, se puede afirmar que es necesario, más que en tiempos anteriores, diferenciarse en el sector legal, sobre todo por la aparición de nuevos sectores potenciales en los que actuar, y también por la ingente cantidad de profesionales que van incorporándose a los despachos de abogados.

FUENTES:

  1. La marca personal del abogado. EXPANSIÓN: https://www.expansion.com/juridico/opinion/2017/02/22/58adc86546163fe9488b45c9.html
  2. Abogados con marca personal. JAVIER BELTRÁN ABOGADOS: https://www.javierbeltranabogados.com/2020/01/07/abogados-con-marca-personal/
  3. ¿Qué consejos deben seguir los abogados para impulsar su marca personal? CONFILEGAL: https://confilegal.com/20161125-consejos-abogados-impulso-marca/
  4. ¿Por qué deberías crear tu marca personal como abogado? Beneficios + estrategias efectivas. IURIS FÁCIL: https://iurisfacil.com/marketing-diital/por-que-deberias-crear-tu-marca-personal-como-abogado-beneficios-estrategias-efectivas/
  5. Marca Personal para Abogados. MÁRKETING JURÍDICO DIGITAL: https://marketingjuridicodigital.com/marca-personal-abogados/
  6. Marca personal del abogado. LEGAL TODAY: https://www.legaltoday.com/gestion-del-despacho/marketing-para-abogados/marca-personal-del-abogado-2019-01-16/
  7. Abogados que marcan. La marca personal en el sector legal. CONSEJO GENERAL DE LA ABOGACÍA ESPAÑOLA: https://www.abogacia.es/publicaciones/blogs/blog-comunicacion-y-marketing-juridicos/abogados-que-marcan-la-marca-personal-en-el-sector-legal/
  8. Cómo crear la marca personal de un Abogado. TODO JURISTAS: https://www.todojuristas.com/blog/como-crear-la-marca-personal-de-un-abogado/
  9. Marca Personal para Abogados – Cómo ser diferente a los demás. LEXGOAPP: https://www.lexgoapp.com/blog/marca-personal-abogados-diferente-los-demas/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s