COVID-19, Derecho, Derecho de la Salud, Derecho Sanitario, Estado de Derecho, Estados de alarma, excepción y sitio, Pandemias

¿Son realmente efectivos los confinamientos frente al COVID-19?

El objeto de esta entrada es determinar si realmente los confinamientos son efectivos o si, por el contrario, se han de tomar otro tipo de medidas para evitar los contagios masivos y que el coronavirus siga campando a sus anchas en el mundo entero.

En primer lugar, cabe destacar que “son muchas las herramientas que están sobre la mesa en la carrera contrarreloj para frenar los contagios de Covid-19. ¿Cuál es la más eficaz? Los expertos consultados por ABC Salud consideran que llegados al punto de transmisión en el que estamos hay que tener todas en cuenta y que cualquiera de ellas por separado puede quedarse corta.

El cierre de las ciudades impide salir de los municipios, pero no que se siga haciendo vida social activa dentro del mismo; y el toque de queda aislado no evita los movimientos de la población fuera de sus regiones. El cierre total de la hostelería, como el aplicado en Cataluña, tampoco parece ser una solución, puesto que las reuniones se han trasladado a parques y plazas, y en algunos casos se ha optado por moverse a comunidades limítrofes para disfrutar de bares y restaurantes o hacer celebraciones.

«Los confinamientos perimetales protegen a las comunidades vecinas pero no hacen nada en el interior. En ciudades grandes como Madrid puede ser perjudicial. Parece adecuado volver a las zonas básicas de salud para evitar la propagación a zonas de la Comunidad que están mejor, pero no es la única medida», asegura Javier Pérez Castells, Catedrático de Química Orgánica de la Universidad CEU San Pablo.

Este experto considera que, antes que cerrar totalmente bares y restaurantes, parece más razonable establecer el toque de queda donde sea necesario. «Si cerramos la hostelería, la gente se traslada a otros entornos, como las casas. Supondría un golpe para la economía y seguiríamos asumiendo un riesgo epidemiológico. Con el toque de queda, la gente tendrá que reorientar su vida social a horas diurnas, que permiten más tiempo al aire libre», opina.

Aunque el toque de queda no es la panacea y habría quien conseguiría saltárselo con alguna treta, el profesor del CEU San Pablo asegura que en una pandemia importan los números grandes y no tanto los casos particulares. «El número de contagios va a bajar aunque haya alguien que se lo salte. Lo que se busca es reducir en conjunto la cantidad de movimientos sociales y un efecto de concienciación», concluye.

El doctor Francisco Guillén Grima, director de Medicina Preventiva de la Clínica Universidad de Navarra, considera que «todas las medidas para enlentecer la transmisión son positivas, incluso la del toque de queda» «Cuanto más lenta sea la transmisión es más fácil hacer el rastreo de los contactos. Estas medidas no van a hacer que el virus desaparezca, pero sí que ganemos tiempo porque lo que nos preocupa es que se desborde el sistema sanitario», explica.

En su opinión, con el cierre de la hostelería, donde sí se puede controlar el aforo y sancionar, «estamos trasladando el problema a otro sitio». Para el director de Medicina Preventiva de la Clínica Universidad de Navarra, el toque de queda generalizado, no solo en bares y restaurantes, «reduce el número de horas en las que hay mayor probabilidad de contagios».

«No hay una bala mágica ni solución fácil. Es el conjunto lo que puede ayudar a reducir la velocidad y que se pueda controlar con rastreadores», concluye.

Para la doctora María del Mar Tomás, portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc) la detección precoz de los asintomáticos (incluye con un alto porcentaje los pre-sintomáticos) y el rastreo de contactos de casos positivos, así como el cumplimiento de las cuarentenas, es lo fundamental para frenar el virus desde el punto de vista microbiológico. «Detectar a estos pacientes y que hagan la cuarentena obligatoria de 10 días corta la cadena de transmisión del virus», afirma.

La solución pasa también por una mayor concienciación de los ciudadanos. «Hay que evitar interiores, reuniones y realizar la mayor parte de la vida con convivientes. Es duro decirlo, pero estamos en una pandemia. Hay que evitar el contacto social físico al máximo y, si lo tenemos, con mascarillas, en el exterior y con distancia. O la sociedad se lo toma en serio o llegaremos al confinamiento total y eso perjudica nuestra economía», advierte.

En la misma línea, Margarita Rubio, profesora de Epidemiología en la Universidad Europea, asegura que, además de las medidas restrictivas, «es muy importante transmitir claramente a la población que cada una de nuestras actuaciones individuales afectan a la comunidad. No sirve hacer solo recomendaciones generales, es imprescindible explicar, educar y facilitar el cumplimiento de las recomendaciones al conjunto de la población»”.

En segundo lugar, se ha de añadir que “el asunto (el de confinamientos generales para frentar los contagios) no es tan fácil de dirimir y es cierto que hay discrepancias entre expertos; para algunos epidemiólogos consultados, aún hace falta algún tiempo para responder con mayor claridad al respecto. Pese a ello, creo que ya tenemos una base de evidencia importante que permite pensar que la medida ha sido útil para enfrentar la pandemia.

El hecho de que la medida sea útil no significa que sea lo único que haya que hacer y que cualquier forma de hacerla sea buena. La experiencia concreta ha mostrado las limitaciones para llevarla a cabo de manera adecuada. Pero una vez se da la respuesta afirmativa, cabe precisar: ¿para qué es útil la medida y cuáles son las pruebas que sirven hoy para sostener su efectividad y su importancia?

Cabe señalar que la medida de confinamiento es útil para disminuir la velocidad de propagación del contagio. Esto es fundamental pues significa que la medida busca, esencialmente, retardar y enlentecer la aparición de casos de enfermedad, ayudando con ello a que se atiendan mejor a los enfermos y se eviten algunas muertes, pero no tiene como finalidad que la enfermedad desaparezca.

La medida sirve para darle tiempo a la sociedad (y al sector de la salud) para que desarrolle estrategias de atención más adecuadas y formas de control más eficaces. Aquí es donde adquiere todo su sentido la expresión “aplanamiento de la curva”, que tanto se ha mencionado en los medios. Por supuesto, si la medida se instaura y no se desarrollan estas estrategias de atención y formas de control, el tiempo ganado termina perdiéndose.

En cuanto a las pruebas, cabe decir que cuando se instauraron las medidas de confinamiento en los diferentes países no se tenían estudios específicos que sustentaran la medida. Por tanto, considero que la mayoría de los países aplicó la medida teniendo en mente dos aspectos primordiales: por un lado, lo ocurrido en China, donde se instauró un fuerte confinamiento y la situación se controló en un corto tiempo, y por otro lado, el saber estándar salubrista que señala que una de las formas de romper la cadena de contagio, de las enfermedades que se transmiten de persona a persona es el distanciamiento de la gente.

Resulta importante señalar que también estaban disponibles algunas proyecciones elaboradas usando el modelaje matemático, al estilo de las efectuadas por el equipo de trabajo del epidemiólogo británico Neil Ferguson en el Colegio Imperial de Londres, posteriormente criticadas sobre todo por lo catastrofistas que resultaron; sin embargo, los diferentes modelajes, elaborados por muchos otros expertos, señalaron la importancia de establecer medidas de distanciamiento físico de las personas.

En su momento, también existían algunos trabajos referidos a otras epidemias que mostraban la utilidad de las medidas de confinamiento y distanciamiento físico. En particular, cabe resaltar los trabajos que mostraron la utilidad de estas medidas en la pandemia de gripe de 1918.

Más recientemente se conocen trabajos en los que se muestra la utilidad de estas medidas para el caso de la actual pandemia de COVID-19. Entre ellos, el trabajo de Nazrul Islam y colaboradores, publicado en la revista Bristish Medical Journal, además de los trabajos encabezados por Seth Flaxman y Salomon Hsiang, publicados en la prestigiosa revista Nature.

Se puede afirmar que las medidas de distanciamiento físico –ya sea en términos de aislamiento de personas enfermas, confinamiento de personas sanas o evitamiento de grandes congregaciones– han resultado útiles para contener un poco la velocidad de expansión de la pandemia, pero no se pueden mantener indefinidamente y se deben combinar con otras acciones y aplicarlas pensando en las grandes carencias materiales que tienen millones de personas para poder soportarlas.

El confinamiento se ha reportado hasta ahora como medida útil aunque, es importante señalarlo, no hay un comportamiento lineal frente al asunto, los estudios que comparan férreas restricciones con resultados en salud muestran diversidad de situaciones y eso implica que deben entrar otras variables en los análisis.  Por tanto me parece equivocado sostener, como lo hicieron mis colegas en el panel, que hoy no tenemos sustento científico para apoyar la medida de confinamiento y que a los países que la implementaron más estrictamente les ha ido peor.

En lo que sí tienen toda la razón, es en que por más urgente que resulte una medida de confinamiento, no se puede obligar a las personas a permanecer en sus casas sin importar las condiciones en las cuales viven y sin dar los soportes sociales necesarios; y en que las medidas que se propongan deben tener una discusión pública donde se escuchen las voces autorizadas de quienes han estudiado con dedicación el tema, así ellas sean críticas con la visión oficial de los Gobiernos”.

En tercer lugar, cabe destacar que quizá lo que más convenga es concienciar a la población sobre la necesidad de llevar una “normalidad” distinta a la que llevábamos antes del inicio de la pandemia, porque está demostrado que, en cuanto se da a los ciudadanos un poco de libertad, nos da por hacer grandes aglomeraciones de gente en domicilios privados u otros espacios, provocando la transmisión del virus, sobre todo por el hecho de que nos relajamos y nos quitamos la mascarilla.

En cuarto lugar, y en contra de lo que opinan algunos expertos de sobre la necesidad de confinamientos generales como el que tuvimos el año pasado en los meses de marzo, abril y mayo, la verdad es que eso es antiproducente, porque, aunque bajó la presión en las UCIS gracias a eso, y a falta de datos certeros, eso provocó la muerte de muchas personas por coronavirus en sus casas. Se acaba de decir que a falta de pruebas, pero seguro que mucha gente acababa de cogerlo en cuanto nos confinaron y no se le pudo atender, y acabaron muriendo sin saber, por falta de pruebas que lo confirmaran.

En quinto lugar, se ha de señalar que “en lugar de analizar los errores cometidos por todos y tratar de buscar soluciones consensuadas por nuestros grandes expertos en salud pública, nuestros políticos siguen enfrascados en sus inaceptables enfrentamientos sin llegar a ningún acuerdo, ni en el número de fallecidos, ni en los indicadores epidemiológicos, que son los que deben primar a la hora de tomar decisiones políticas.

“Un confinamiento debe ser una medida extraordinaria ante el fracaso de la prevención y debe servir para ‘reorganizar’ todo, y estar preparados para la vuelta a esa ‘rara normalidad’ con la que tendremos que convivir”

Y por si fuera poca la “ceremonia de la confusión” que están alimentando cada día en los diferentes parlamentos, ahora aparece un nuevo “grupo populista y peculiar” de raros científicos, apoyados por otros muchos que están totalmente alejados de la ciencia y la medicina, que firman lo que ha dado en llamarse como la “Declaración de Great Barrignton”, asegurando que los confinamientos no sirven para nada y proponiendo la “Protección Focalizada” que consiste en que “los menos vulnerables se infecten para proteger así a las personas más vulnerables”. Sin ningún fundamento ni evidencia científica, aunque eso sí, cuentan entre sus firmantes y seguidores al “Profesor Bacterio”, que han rescatado de los comics de Mortadelo y Filemón. Un verdadero despropósito de estos “negacionistas” que seguramente raya el “delito penal”, porque debería ser considerado como un verdadero atentando contra la Salud Pública de todos, al contribuir a confundir aún más a la población en todo el mundo.

El Director General de la O.M.S. les recuerda que “la inmunidad de grupo se consigue protegiendo a las personas del Coronavirus y no exponiéndolas a él”; este debería ser el objetivo de todos, de los ciudadanos con nuestra responsabilidad en nuestros hábitos diarios para evitar nuevos contagios, y de los políticos, que deben cambiar sus estrategias y aceptar que un confinamiento siempre será eficaz, si durante ese tiempo se mejoran los recursos necesarios para potenciar la Atención Primaria y la Salud Pública, verdaderos escudos de nuestro Sistema Sanitario. En definitiva, un confinamiento debe ser una medida extraordinaria ante el fracaso de la prevención y debe servir para “reorganizar” todo, y estar preparados para la vuelta a esa “rara normalidad” con la que tendremos que convivir durante más tiempo del deseado.

Y si todos cumplimos con nuestros deberes, ciudadanos y políticos, no tendremos que recurrir al extremo de los confinamientos, que también tienen sus “efectos colaterales” y muy importantes, tanto en nuestra salud y sobre todo en la salud mental, como en la economía del país que está en verdadero estado de shock”.

Como conclusión, se puede decir que parar los contagios es una cosa de todos y que los ciudadanos no podemos echarlo todo a perder cada vez que nos sueltan quitándonos la mascarilla por la calle, ni fumando en espacios públicos, ni montando fiestas multitudinarias en domicilios ajenos. ¡TODOS SOMOS RESPONSABLES DE LOS CONTAGIOS, NO DEJEMOS DE HACER LAS COSAS BIEN!

FUENTES:

  1. ¿Puede haber un nuevo confinamiento domiciliario en España? Médicos y expertos así lo señalan. PERIÓDICO MARCA: https://www.marca.com/tiramillas/actualidad/2021/01/12/5ffdc153268e3ebf5c8b4605.html
  2. Frente a la pandemia, ¿es realmente efectivo el confinamiento? UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA :https://unperiodico.unal.edu.co/pages/detail/frente-a-la-pandemia-es-realmente-efectivo-el-confinamiento/
  3. ¿Son eficaces los confinamientos? CONSALUD.ES: https://www.consalud.es/opinion/son-eficaces-confinamientos_86792_102.html
  4. Toque de queda o confinamiento de ciudades ¿qué medida es más eficaz para contener el Covid-19? PERIÓDICO ABC: https://www.abc.es/salud/enfermedades/abci-toque-queda-o-confinamiento-ciudades-medida-mas-eficaz-para-contener-covid-19-202010201524_noticia.html
  5. Expertos dudan de que los confinamientos selectivos consigan contener la epidemia en Madrid. PERIÓDICO EL INDEPENDIENTE: https://www.elindependiente.com/vida-sana/salud/2020/09/17/expertos-dudan-de-que-los-confinamientos-selectivos-consigan-contener-la-epidemia-en-madrid/
  6. Vuelve la polémica: ¿está la OMS contra el confinamiento? DW: https://www.dw.com/es/vuelve-la-pol%C3%A9mica-est%C3%A1-la-oms-contra-el-confinamiento/a-55251036
  7. ¿Ha sido efectivo el confinamiento para contener el Covid-19? FEDEA: https://www.fedea.net/ha-sido-efectivo-el-confinamiento-para-contener-el-covid-19/
  8. La efectividad de las medidas de confinamiento en Europa. NADA ES GRATIS: https://nadaesgratis.es/admin/la-efectividad-de-las-medidas-de-confinamiento-en-europa
  9. Las fórmulas jurídicas para hacer frente al coronavirus en Europa: de una simple reforma legal al estado de alarma. RTVE: https://www.rtve.es/noticias/20200505/coronavirus-estado-alarma-derecho-comparado-europa/2013394.shtml
  10. Dimensiones de derechos humanos en la respuesta al COVID-19. HRW: https://www.hrw.org/es/news/2020/03/31/dimensiones-de-derechos-humanos-en-la-respuesta-al-covid-19
  11. ¿Es legal que una Comunidad Autónoma acuerde el confinamiento de su población? ECONOMIST&IURIST: https://www.economistjurist.es/noticias-juridicas/es-legal-que-una-comunidad-autonoma-acuerde-el-confinamiento-de-su-poblacion/
  12. COVID-19: ¿Han sido eficaces las medidas de confinamiento? INSTITUTO ANDALUCÍA: https://institutosantalucia.es/covid-19-eficacia-medidas-confinamiento/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s