Abogacía, Administración de Justicia, Derecho, Derecho procesal, Derecho procesal civil

¿Qué es la dación en cuenta?

En primer lugar, se ha de señalar que la dación en cuenta “hace referencia a la actividad atribuida al Secretario Judicial consistente en exponer o comunicar al Juez o a los Magistrados una serie de cuestiones de diferente naturaleza ocurridas en el proceso, con la finalidad de posibilitar el legal desarrollo del mismo.

Concretamente, darán cuenta los secretarios judiciales a la Sala, al ponente o al Juez, en cada caso, de los escritos y documentos presentados en el mismo día de su presentación o en el siguiente hábil. Lo mismo harán respecto a las actas que se hubieran autorizado fuera de la presencia judicial. También se dará cuenta, en el siguiente día hábil, del transcurso de los plazos procesales y del consiguiente estado de los autos, así como de las resoluciones que hubieren dictado que no fueran de mera tramitación.

La Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil contempla la posibilidad de que, los funcionarios del Cuerpo de Gestión Procesal y Administrativa den a su vez cuenta al Secretario judicial de la tramitación de los procedimientos, en particular cuando ésta exija una interpretación de Ley o de normas procesales, sin perjuicio de informar al titular del órgano judicial cuando fueran requeridos para ello”.

En segundo lugar, se ha de señalar que “la dación en pago se regula por primera vez en el RD 6/2012 de medidas para la protección de deudores hipotecarios sin recursos donde se incluye el Código de Buenas Prácticas Bancarias, al que están adheridas la mayoría de las entidades financieras. Es aquí donde se incluyen los requisitos que se deben cumplir para aplicar la dación en pago.

Entre los requisitos exigidos destaca la situación económica de la familia que tiene que ser muy precaria, situada en lo que se denomina en la ley como umbral de exclusión. Además el deudor debe carecer de bienes para pagar la deuda, estar en desempleo y la cuota hipotecaria tiene que ser superior al 50 % de los ingresos netos.

Posteriormente, en la Ley 1/2013, más conocida como la ley de segunda oportunidad, se modificaron las condiciones de la dación en pago para los hipotecados. En lugar de entregar la vivienda para saldar la deuda, existe la posibilidad de solicitar la permanencia en la vivienda en régimen de alquiler durante 2 años, pagando una renta anual acorde al 3 % del importe de la deuda. La ley hipotecaria no ha incorporado la obligatoriedad de la dación en pago aunque sí la establece como opción si lo acuerdan el banco y el cliente”.

En tercer lugar, se ha de señalar que “entendía la doctrina que la dación de cuenta implicaba una misión técnica de cooperación por la que el entonces Secretario Judicial estudiaba, valoraba y relataba al juez las peticiones de las partes contenidas en los escritos que se presentaban, pronunciándose sobre lo que debía acordarse. 

La reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial del año 2003 atribuyó al secretario judicial la dación de cuenta en los términos establecidos en las leyes procesales (art. 455 LOPJ), lo que condujo a las previsiones del art. 178 LEC y a una dación de cuenta que tenía que ver únicamente con la responsabilidad por la falta de pronunciamiento del Juez o Tribunal y no con el impulso del proceso. Con la implantación de la Nueva Oficina Judicial, el concepto volvió a sufrir una modificación: una cosa es lo que dijera el art. 178 LEC y otra bien distinta su encaje en el expediente digital (LexNet), en los Servicios Comunes (donde no había Juez) y en los casos en los que la competencia de la resolución del asunto correspondiera al Secretario Judicial. La Ley Orgánica 7/2015 de 21 julio, conserva la responsabilidad del Letrado de la Administración sobre la dación de cuenta, pero no respecto a su efectiva prestación. 

Explica CASADO RODRIGUEZ (La reforma del Libro V de la Ley Orgánica del Poder Judicial; los Letrados de la Administración de Justicia», Diario La Ley, Nº 8591, Sección Documento on-line, 27 de Julio de 2015, LA LEY 5032/2015) que en su forma tradicional tuvo sentido en otro ámbito histórico, tecnológico, normativo, organizativo e incluso físico, muy diferente al actual. La dación de cuenta se justificó en un momento en el que el desarrollo tecnológico era nulo. Los escritos entraban en papel, se registraban en libros manuscritos, no existían ordenadores ni aplicaciones informáticas. Y la dación de cuenta podía tener sentido dentro del organigrama de los antiguos juzgados, aunque hoy dentro del nuevo diseño, sería impensable que personalmente el Letrado de un servicio común (ámbito natural del mismo) deba dar cuenta individualmente a cada uno de los Jueces (pueden ser decenas) a los que sirve ese servicio. 

Dicho todo lo anterior, la redacción actual del art. 455 LOPJ es inaplicable en un entorno tecnológico avanzado (sic), siendo así que la labor técnica del entonces Secretario Judicial de cooperación con el Juez acabó con la reforma de la Oficina Judicial y la separación de funciones de unos y de otros, de tal forma que en una interpretación literal de la ley — y nada aconsejable en la práctica diaria— la dación de cuenta, en último término, se ha sustituido de hecho por el recurso de revisión del art. 454 bis LEC. En consecuencia la dación de cuenta desaparece con el expediente electrónico judicial (art. 455 LEC) y tendrá más que ver con la dirección técnico procesal de la oficina judicial (arts. 454.2 y 457 LEC) que con la misión de cooperación que en tiempos pudo justificarla

Y en cuanto a la custodia, que últimamente acercaba a los Letrados a una responsabilidad cuasi objetiva en el caso de extravío de algún documento o del propio expediente, no hace falta un análisis excesivamente riguroso, ni profundo para concluir que la función del art. 458.1 LOPJ solo puede entenderse en relación a las medidas de seguridad que se implanten para garantizar que el acceso al expediente digital solo se produce por las personas autorizadas, de tal modo que si bien no se producirá la sustracción o el extravío de ningún documento, se multiplicaran las posibilidades de su alteración o modificación mediante el intento de accesos no autorizados al sistema”.

En cuarto lugar, para terminar de aclarar el concepto, se ha de señalar que “la dación en pago consiste en cumplir una obligación entregando un bien como pago de la deuda que se tenía contraída. En la actualidad, la dación en pago se refiere habitualmente al préstamo hipotecario. Es decir, en aquellos países en los que está en vigor la dación en pago, se da la situación de que las personas que no pueden hacer frente al pago de los recibos de la hipoteca, entregan la vivienda (sobre la que pesa ese préstamo) como pago y, de este modo, la deuda queda liquidada.

Con esta medida evitamos la situación en la que una familia que no puede pagar la hipoteca vea cómo la entidad bancaria se queda con su casa y, a la vez, se vea obligada a seguir pagando las cuotas del préstamo que le quedarían por saldar hasta cubrir la cantidad prestada.

El país, por excelencia, cuya ley contempla el derecho de la dación en pago es EEUU. En los países de la Unión Europea existen tantos modelos para salvar esta situación como países miembros. Por ejemplo, Francia permite condonar la deuda con la previa liquidación de la totalidad de los bienes del deudor. En los casos de Portugal y Alemania, se contempla la posibilidad de acordar un proceso de negociación para saldar la deuda.

¿Qué tipo de dación en pago pretende implantarse en España? El Gobierno contempla una dación en pago que consiste en el siguiente proceso: las familias que no puedan seguir pagando su hipoteca tendrán que negociar el pago de sus deudas. Asimismo, tendrán que vender todos sus bienes. Si ese dinero no es suficiente para amortizar el préstamo, se tendrán que acoger a un plan de pago durante cinco años (momento en el que esa familia habrá perdido la vivienda y seguirá pagando las cuotas establecidas). Pasados esos cinco años, ya sí se perdonará la cantidad de deuda que quede por pagar. 

Antes de firmar cualquier medida de emergencia y definitiva que acabará con la pérdida del hogar, recomendamos estudiar la póliza que tenemos contratada con el banco y su cobertura (en caso de pérdida del trabajo, etc.). 

En conclusión, la dación en pago consiste en una exoneración de deudas a cambio de la entrega del bien inmueble, objeto de la carga prestamista. No debemos olvidar que para poder acogernos a ella, debe ser aprobada por un juez y que, en la mayor parte de las ocasiones, nos puede ayudar la contratación de un seguro con coberturas que nos ayuden en situaciones extremas”.

En quinto lugar y último lugar, se ha de señalar que “los bancos no están obligados a ofrecerla, por lo que tendrás que revisar la política de cada uno de ellos para conocer si está entre sus condiciones. Si conseguimos que el banco nos la conceda, nos librará de la deuda pendiente y podremos acordar permanecer en el inmueble hasta dos años más en régimen de alquiler, con una renta asumible que se fija en base a la cantidad de hipoteca pendiente. Con la dación en pago, la entidad está obligada a aceptar la entrega de la vivienda, pero este proceso no se puede iniciar si ya se ha anunciado la subasta o si el inmueble tiene cargas posteriores.

Otra consideración a tener en cuenta es que si se consigue una dación en pago será muy difícil volver a conseguir un préstamo hipotecario en otro momento de la vida del cliente dado que aumenta su perfil de riesgo.

Existen otras formas de solventar dificultades económicas puntuales como:

  • Pactar una carencia de capital. Durante un tiempo acordado solo se pagaría la parte de la cuota que corresponde a los intereses y nada de capital. Así, aunque no se reduce la deuda pendiente, sí se pagará menos mes a mes para poder recuperarnos.
  • Pactar una carencia total. Con esta opción no se paga nada al banco durante el tiempo pactado. Eso sí, se debe tener en cuenta que la deuda se incrementa, ya que se estarán sumando los intereses correspondientes a este periodo”. 

FUENTES:

  1. ¿En qué consiste la dación en pago? EN NARANJA: https://www.ennaranja.com/hipotecas/en-que-consiste-la-dacion-en-pago/
  2. La desaparición de la dación de cuenta (art. 455 LOPJ) y la transformación de obligación de custodia (art. 458.1 LOPJ). JUSTICIA Y PREHISTORIA: https://justiciayprehistoria.blogspot.com/2018/02/la-desaparicion-de-la-dacion-de-cuenta.html
  3. Dación en cuenta. EXPANSIÓN: https://www.expansion.com/diccionario-juridico/dacion-en-cuenta.html
  4. La dación en pago. MAPFRE: https://www.mapfre.es/seguros/particulares/hogar/articulos/dacion-pago.jsp
  5. La dación en pago ¿qué es? FM ABOGADOS: https://www.fmabogados.com/tenerife/la-dacion-en-pago-que-es/
  6. ¿Qué es la dación en pago? IDEALISTA.COM: https://www.idealista.com/hipotecas/informacion-sobre-hipotecas/que-es-dacion-en-pago

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s